Imagen infrarroja de la estrella binaria CS Cha con el planeta recién descubierto en el círculo
Imagen infrarroja de la estrella binaria CS Cha con el planeta recién descubierto en el círculo - C. Ginski y ESFERA

Astrónomos fotografían por casualidad lo que parece ser un planeta bebé

El extraño acompañante gira alrededor de una estrella binaria a 600 años luz de la Tierra

MadridActualizado:

Mientras examinaban el disco de polvo de la joven estrella binaria Cs Cha, a 600 años luz de la Tierra, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto por casualidad que esta tiene un pequeño compañero. Los investigadores sospechan que se trata de un planeta en su infancia que aún está creciendo. Los hallazgos aparecerán publicados en la revista Astronomy & Astrophysics.

La estrella binaria CS Cha y su pequeño mundo se encuentran en un área de formación estelar en la constelación del sur del Camaleón. La estrella doble tiene solo dos o tres millones de años, lo que significa que todavía es joven. En el borde de las imágenes tomadas por el European Very Large Telescope en Chile, los investigadores observaron un pequeño punto. Comparando con las fotos con otras de hace una o dos décadas del mismo instrumento y del Telescopio Espacial Hubble, los astrónomos pudieron demostrar que el compañero se mueve con la binaria y que pertenecen juntos.

No está claro cuál es el aspecto de ese acompañante y cómo se formó. Los investigadores trataron de obtener algunos modelos de las observaciones, pero tienen una certeza del cien por cien. El misterioso objeto puede ser una pequeña estrella enana marrón, pero también puede ser un gran súper Júpiter.

«La parte más emocionante es que la luz del acompañante está muy polarizada, y sospechamos que está rodeado por su propio disco de polvo. La parte difícil es que apenas podemos fijar su masa. Entonces podría ser una enana marrón pero también un súper Júpiter en sus primeros años. Los modelos clásicos de formación de planetas no pueden ayudarnos», explica Christian Ginski, del Observatorio de la Universidad de Leiden (Holanda) y autor principal del estudio.

En el futuro, los investigadores quieren examinar la estrella y el acompañante con más detalle. Para ello, pretenden utilizar el telescopio internacional ALMA en la meseta de Chajnantor en los Andes del norte de Chile.