El astronauta japonés Norishige Kanai, en la Estación Espacial Internacional (ISS)
El astronauta japonés Norishige Kanai, en la Estación Espacial Internacional (ISS) - Astro_Kanai /Twitter

El astronauta japonés que creyó haber crecido 9 cm en el espacio

Lo anunció en Twitter como una proeza, pero en realidad solo ha crecido 2 cm, algo habitual entre los miembros de la estación espacial internacional por la elongación de la columna sin gravedad. Ahora se disculpa por difundir, por error, «una noticia falsa»

MadridActualizado:

«Buenos días a todos. Hoy tengo una gran noticia. Nos han medido y ¡he crecido 9 centímetros!». Este fue el tuit que lanzó ayer martes el astronauta japonés Norishige Kanai después de pasar tres semanas en la Estación Espacial Internacional (ISS). Su mensaje, del que se hicieron eco numerosos medios de comunicación de todo el mundo, se repitió 23.000 veces y tuvo 42.000 «likes» y cientos de comentarios en Twitter, pero su ilusión ha durado muy poco. Kanai se ha vuelto a medir y resulta que solo ha ganado 2 cm, algo absolutamente normal entre los astronautas que pasan un tiempo prolongado sin gravedad en el espacio. Nada fuera de lo común. «Siento mucho haber creado esta noticia falsa», se ha discupado hoy en la misma red social.

Kanai, de 41 años y 1,80 cm de altura en la Tierra, es ingeniero de a bordo en su primera misión espacial. El martes explicaba que había pasado su examen médico y obtenido un extraordinario resultado en sus parámetros físicos en lo referente al crecimiento. «Crecí como una planta en solo tres semanas. No me pasaba esto desde la escuela secundaria. Estoy un poco preocupado por si encajaré en el asiento Soyuz cuando regrese», anunciaba.

Sin embargo, esa altura extra le pareció demasiado exagerada al comandante ruso en la plataforma orbital, Anton Shkaplerov, que animó al iluso japonés a repetir la medición. De esta forma, comprobó que se había equivocado. «No me duelen la cadera ni la espalda, por lo que creo que no he crecido 9 centímetros. Mi comandante lo sabía porque es veterano en esto», continua Kanai en su cuenta de Twitter.

Kanai, que permanecerá en el espacio cerca de medio año, no explica qué le llevó a cometer ese error, pero afirma que se siente aliviado, ya que no tendrá problemas de espacio para regresar a la Tierra a bordo de la nave rusa Soyuz, la misma con la que llegó a la ISS el pasado 19 de diciembre.

Un máximo de 7 cm

La ingravided puede provocar que la altura de los astronautas aumente entre 2 y 5 cm por el alargamiento de su columna vertebral, aunque hay casos de crecimiento de hasta 7 cm. El motivo es que sin la gravedad que comprime los huesos, la columna se alarga y los músculos y nervios se estiran. Scott Kelly, de la NASA, creció 5 cm después de pasar un año flotando en la estación espacial.

Eso sí, esta condición no dura para siempre, ya que los astronautas vuelven a su altura normal tras un tiempo en la Tierra. Y tampoco debe verse como una ventaja, porque en realidad supone un auténtico problema de salud. Este crecimiento repentino causa dolores de espalda e incluso puede provocar graves lesiones con el tiempo. Una vez en casa, los astronautas están obligados a ejercitarse, ya que tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir una hernia discal.