Imagen de la península de Annagh Head
Imagen de la península de Annagh Head - Paul D. Ryan

¿Qué arrastró rocas tan pesadas como camiones a la costa de Irlanda?

Las tormentas pueden arrastrar rocas de más de 50 toneladas decenas de metros tierra adentro en la península de Annagh Head

MADRIDActualizado:

En la costa noroeste de Irlanda no solo puede encontrarse la famosa Calzada de los Gigantes, donde el enfriamiento de una caldera volcánica dejó un paisaje de prismas de basalto. En la península de Annagh Head también es posible ver una zona donde se acumulan rocas tan grandes como coches y que pueden llegar a pesar 50 toneladas, arrastradas por algún tipo de fuerza descomunal hasta decenas de metros tierra adentro. ¿Quizás las movió un tsunami provocado por el impacto de un asteroide?

Según un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences por científicos de la Universidad de Galway (Irlanda) no es necesario recurrir a una de estos inmesos muros de agua: las olas normales también son capaces de mover estos bloques tan pesados.

Nuevas simulaciones por ordenador han concluido que las olas habituales en esta tormentosa región son capaces de arrancar pedazos de roca de hasta 100 toneladas del lecho rocoso fracturado y arrastrarlos más de 100 metros tierra adentro, tal como explica Sciencemag.org.

Normalmente, se considera que solo los tsunamis pueden arrastrar rocas más pesadas de 30 toneladas, a las que se conocen como tsunamitas. Pero en la costa de la península de Annagh Head hay una roca de 48 toneladas y 4,3 metros de largo que descansa 115 metros más allá de la línea de marea.

Los investigadores han encontrado varias pruebas de que el campo de rocas de Annagh Head no ha sido provocado por un tsunami. Aunque estos fenómenos suelen provocar despósitos similares en las líneas de costa, en la región solo hay dos campos puntuales de rocas, no una línea más continua, tal como se esperaría si se tratara de un tsunami.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos compararon depósitos dejados por un tsunami en la costa de Nueva Zelanda con las rocas de Annagh Head. Al combinar datos históricos y oceanográficos y al aplicar modelos matemáticos concluyeron que el tamaño de las rocas de la costa irlandesa es compatible con las olas de tormenta que se forman allí.

Han concluido qeu las rocas de la Formación Matheson, en Nueva Zelanda, en la que hay rocas de más de 140 toneladas de peso, fueron producidas por un tsunami de entre 12 a 13 metros de altura

Aparte de eso, han hecho un análisis de ambos depósitos, por lo que esperan que su investigación permita estudiar estas formaciones en todo el mundo.