Plutón La llegada a Plutón cambiará la historia del Sistema Solar

La sonda «New Horizons» recogerá una gran cantidad de información que permitirá buscar pistas sobre los «mundos enanos congelados» y sobre el origen de nuestro «vecindario espacial»

Tras el vuelo de aproximación los datos llegarán con cuentagotas
Tras el vuelo de aproximación los datos llegarán con cuentagotas - afp/NASA
gonzalo lópez sánchez - Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia

En un visto y no visto. Así ha pasado la sonda «New Horizons» por el plano de órbita de Plutón y de su planeta hermano, Caronte, en los confines del Sistema Solar. Después de un viaje de más de nueve años y 4.500 millones de kilómetros, la sonda ha estado un poco más cerca de su objetivo de lo que se esperaba, pero ha tenido alrededor de treinta minutos para hacer unas importantes mediciones que le permitirán recopilar información muy valiosa sobre las atmósferas, las superficies y las composiciones de estos cuerpos.

Los científicos y técnicos que estaban en el centro de operaciones de la misión, en el Laboratorio Johns Hopkins de Física Aplicada (Maryland), hicieron una cuenta atrás que finalizó a las 13 horas y 49 minutos de ayer. En ese momento, comenzaron a gritar de alegría y a agitar las banderas estadounidenses para celebrar el momento histórico. No solo se trata de la primera ocasión en la que el hombre manda una nave hasta Plutón para explorarlo, sino que además es la primera vez en que se estudia con tanto detalle el Cinturón de Kuiper, una vasta región del Sistema Solar que esconde muchos secretos en el seno de asteroides, cometas y pequeños mundos congelados. Además, con este hito, la NASA da por cumplida la exploración inicial de las partes más destacadas del Sistema Solar.

Una vez pasada la euforia inicial, llegó el momento de esperar a la primera descarga de datos desde la sonda, que se esperaba que comenzara a las tres de la pasada madrugada, tras la máxima aproximación a Plutón. Para hacer más soportable esta pausa, los científicos publicaron la fotografía más detallada del enano congelado hasta la fecha, que fue tomada este lunes a una distancia de cerca de 760.000 kilómetros. «En Plutón hemos visto cráteres, desfiladeros, zonas con distintos colores, y en Caronte una zona más oscura en uno de sus polos», indicó ayer a ABC Noemí Pinilla-Alonso, coordinadora de observaciones en el Instituto de Astrofísica de Canarias. «Ha sido impresionante», resumió.

Esta experta en objetos «transneptunianos» (los cuerpos que están más allá de Neptuno) forma parte del equipo que colabora con la misión «New Horizons» para seguir los movimientos de Plutón desde la Tierra, a través del telescopio William Herschel, en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma). Según explica, el equipo de observadores ha seguido a Plutón desde el 3 al 14 de julio.

La piel del planeta enano

Hasta el momento, el trabajo de los telescopios había permitido deducir la acumulación de distintos materiales en varias zonas en la superficie de Plutón. Por ahora, se considera que el suelo de este cuerpo está cubierto en algunas zonas con hielo de metano, de nitrógeno y de monóxido de carbono, mientras que en otras partes la superficie es más oscura porque está repleta de compuestos orgánicos complejos, que le dan una característica tonalidad rojiza al planeta enano.

Si no se cumplen las previsiones del peor escenario posible, en las que la sonda colisione con algún resto perdido en el espacio, la astrofísica explica que en los próximos días se confirmarán estas deducciones y se obtendrá el mapa más detallado de Plutón. «Cuando pongamos juntos todos los detalles, vamos a tener una enciclopedia perfecta». Mientras tanto, los resultados se obtendrán con cuentagotas y habrá que esperar unos 20 meses para que se descarguen los datos globales de la misión.

Toda la actualidad en portada

comentarios