Última Hora Fallece el montador José Salcedo, un histórico del cine español y ganador de tres Goya

Ciencia

«Rosetta» aporta indicios de vida en cometas, según investigadores británicos

Max Wallis, de la Universidad de Cardiff, y el director del Centro Buckingham de Astrobiología apuntan a la existencia de microorganismos que habitarían en las grietas de sus hielos

Willis y Wickramansinghe apuntan para respaldar su teoría la localización por parte de «Philae» de abundantes moléculas orgánicas complejas
Willis y Wickramansinghe apuntan para respaldar su teoría la localización por parte de «Philae» de abundantes moléculas orgánicas complejas - afp
ep - Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Max Wallis, de la Universidad de Cardiff, y el director del Centro Buckingham de Astrobiología, el profesor Chandra Wickramasinghe, han propuesto dentro de la reunión de la Royal Astronomical Society británica que microorganismos estarían dando forma a la actividad del cometa 67P/Churymov-Gerasimenko, informa Europa Press. Este cometa es el objetivo de la misión «Rosseta» de la Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas en inglés).

Los datos aportados por Rosetta han revelado un cometa irregular en forma de pato con una extensión de 4,3 por 4,1 kilómetros y que parece tener una corteza negra. Además el hielo subyacente y las imágenes muestran grandes «mares» lisos, cráteres de fondo plano y una superficie salpicada de mega-bloques. Los lagos de los cráteres son cuerpos de agua congelada, con restos orgánicos sobrepuestos. Surcos paralelos marcan la flexión de este cuerpo de doble lóbulo asimétrico, que genera fracturas en el hielo que hay debajo.

Wallis, y Wickramasinghe sostienen que estas características son consistentes con una mezcla de hielo y material orgánico que se consolida bajo el calentamiento del sol durante la órbita del cometa en el espacio, cuando los microorganismos pueden ser compatibles con el ambiente.

Microorganismos

En su modelo, los microorganismos probablemente requieren cuerpos de agua líquida para colonizar el cometa y podrían habitar las grietas en sus hielos. Los organismos que contienen sales anticongelantes serían particularmente buenos en adaptarse a estas condiciones y algunos de ellos podrían ser activos a temperaturas tan bajas como -40 grados Celsius.

Zonas iluminadas por el sol del cometa se han acercado a esta temperatura en septiembre pasado, cuando a 500 millones de kilómetros del Sol y las emisiones de gases eran evidentes. A medida que viaja a su punto más cercano al Sol, la temperatura está aumentando, al igual que los gases, y los microorganismos deberían ser cada vez más activos.

Procesos biológicos

Wallis cree que Rosetta ha demostrado ya que los cometas no deben ser vistos como «un cuerpo inactivo ultracongelado, sino que mantienen procesos geológicos y podrían ser más hospitalarios con la micro-vida que nuestras regiones árticas y antárticas».

Para Wallis y Wickramasinghe una prueba más de la existencia de vida en el cometa se encuentra en la detección, por el aterrizador Philae de abundantes moléculas orgánicas complejas en la superficie del cometa y en las imágenes infrarrojas tomadas por Rosetta.

Toda la actualidad en portada

comentarios