Ciencia

Estas cinco editoriales controlan más de la mitad de la publicaciones científicas desde 2006

Reed-Elsevier, Taylor & Francis, Wiley-Blackwell, Springer y Sage son los editores que controlan más de la mitad de la difusión científica, según un estudio

En 1973, las cinco editoriales mencionadas por el estudio controlaban apenas el 20% de las publicaciones por el hasta 30% que abarcarían en 1996
En 1973, las cinco editoriales mencionadas por el estudio controlaban apenas el 20% de las publicaciones por el hasta 30% que abarcarían en 1996 - abc
abc - Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Retengan estos cinco nombres de editoriales: Reed-Elsevier, Taylor & Francis, Wiley-Blackwell, Springer y Sage. Según un estudio, dirigido por el investigador de la Universidad de Montreal Vincent Lariviére, estas cinco empresas controlan más del 50% de todas las publicaciones científicas desde 2006. El estudio, publicado en la cabecera de acceso libre «Plos One» y del que se han hecho eco webs especializadas como «Sciencealert.com», llegó a esta conclusión tras analizar todos los artículos científicos publicados en «Web of Science» entre 1973 y 2013.

En 1973, las cinco editoriales mencionadas controlaban apenas el 20% de las publicaciones por el 30% de 1996. Ha sido en las dos últimas décadas, cuando se han crecido de forma relevante gracia a una serie de fusiones y adquisiciones.

En algunos campos concretos como la investigación biomédica, la física, las artes y las humanidades hay una mayor independencia. Sin embargo, el equipo de investigadores de la Universidad de Montreal han estimado quecasi el 70% de los artículos publicados en química, psicología y ciencias sociales pertenecen a publicaciones están en manos de las grandes editoriales.

Grandes beneficios

El principal responsable del grupo de investigadores de la Universidad de Montreal, Vincent Larievière, «estas grandes editoriales tienen importantes ventas, con beneficios marginales de cerca del 40%». En esta línea, ha añadido, que «mientras es cierto que los editores han representado históricamente un rol importante en la difusión del conocimiento científico en la era de la imprenta, ahora es cuestionable en la actual era digital».

Sin embargo, Larivière denuncia que «lo lógico sería que una gran editorial, que hubiera adquirido una publicación científica, lograra incrementar su visibilidad. Sin embargo, nuestros estudios muestran que no hay un claro incremento en términos de citaciones después de cambiar de un pequeño a un gran editor».

En esta línea, denuncian estos investigadores, los editores tiene ahora un modelo muy lucrativo de negocio basado en adelantar a los científicos para crear contenido por libre libre. En efecto, los editores incluso no pagarían por el control de calidad- realizado por otros investigadores por libre - y estos son mucho menos exigente desde la llegada de Internet.

El principal autor de esta investigación, espera que está ayudará a que los científicos se den cuente de que no necesitan a los editores para distribuir el contenido de sus investigaciones. Larivière afirma que «nuestros resultados cuestionan el valor añadido de las grandes editoriales», y concluye que en el fondo «la cuestión es si los servicios que proporcionan a la comunidad científica estos editores justifican el crecimiento de los presupuestos universitarios dedicadas a ellas».

Toda la actualidad en portada

comentarios