El estudio ha sido realizado por varias universidades y demuestra que el texto ayuda a los más pequeños a solidarizarse con los que menos suerte tienen
El estudio ha sido realizado por varias universidades y demuestra que el texto ayuda a los más pequeños a solidarizarse con los que menos suerte tienen - Archivo ABC

Lo dicen los psicólogos: leer Harry Potter te hace mejor persona

Actualizado:

Han pasado ya 20 años desde que J. K. Rowling sorprendió al mundo con la novela de un joven que, tras años sufriendo maltrato psicológico por parte de su familia, descubría sus dotes para la magia. Desde entonces, la fama de esta autora se ha multiplicado, así como la de su personaje principal, Harry Potter, quien se ha ganado elogios de los grupos de lectores más variopintos. Sin embargo, parece que ahora también tendremos que dar las gracias a este pequeño hechicero por hacer entender a los más pequeños que es necesario ayudar a los más desfavorecidos.

Así lo afirma, al menos, un nuevo estudio de varias universidades (entre ellas, las de Greenwich y Padova) en el que varios psicólogos italianos han establecido que los niños que leen los libros de Harry Potter desarrollan una mayor empatía y tolerancia hacia las personas procedentes de entornos desfavorecidos. Entre las mismas se encontrarían refugiados o inmigrantes.

En palabras de los investigadores (que han presentado su estudio en la revista «Journal of Applied Social Psychology») este fenómeno podría sucederse debido a que los niños desarrollan la empatía cuando se empapan de la infancia traumática del mago. «La historia nos dice que Harry no fue criado de forma aristocrática como otros magos. Al mismo tiempo, hay muchos personajes en la historia mucho más privilegiados que resultan ser villanos», explica el estudio.

Los psicólogos también creen que el mundo de los magos (en el que la división entre clases sociales es palpable) hace que aquellos que leen los libros de J. K. Rowling puedan sentirse identificados con Harry y entender la mala situación que debe afrontar en un principio. Todo ello, según afirman, hace que los más pequeños puedan ponerse en el lugar de los más desfavorecidos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han estudiado durante varios años a dos grupos de niños desde su paso por el colegio hasta su llegada a la universidad. Gracias a sus investigaciones, se han percatado de que aquellos que leyeron las aventuras de «Harry Potter» eran más receptivos con las personas estigmatizadas socialmente. «La historia nos permite sentir empatía hacia personas que llevan vidas diferentes a las nuestras», señala el estudio.