La mancha de agua caliente
La mancha de agua caliente - nooa

Una mancha caliente altera los ecosistemas en el Pacífico

Actualizado:

¿Por qué cientos de crías de león marino se han separado de sus madres a una edad a la que no pueden alimentarse por sí mismas y han aparecido enfermas y hambrientas en las playas de California? Los científicos llevaban tiempo preguntándose la razón y ahora los investigadores de la Universidad de Washington creen haber dado con la clave. La responsable es una enorme masa de agua caliente de unos 1.600 kilómetros de longitud y 90 metros de profundidad se extiende a lo largo de la costa oeste de Estados Unidos, desde Alaska hasta México.

«La mancha»the blob») de agua alcanza hasta unos 2,7 grados centígrados más que la media en algunos lugares y este calentamiento disminuye los nutrientes en el océano y altera la distribución de la fauna marina, diezmando la cadena alimenticia.

Los leones marinos se ven obligados a nadar más lejos para buscar alimento, dejando durante más tiempo a sus crías solas, y éstas se aventuran a la costa.

El fenómeno explica además por qué en aguas de Alaska se están avistando especies de peces que habitan a cientos de kilómetros al sur del Pacífico y por qué se ha disparado la mortandad de aves marinas.

La mancha de agua caliente estaría causada por un inusual sistema de alta presión que hizo a finales de 2013 que aguas oceánicas del noreste del Pacífico no se enfriaran en invierno. Este sistema sería el responsable de la ausencia de precipitaciones de los dos últimos años en el suroeste de Estados Unidos y de los duros inviernos vividos en el noreste del país.

Nicholas Bond, investigador del Instituto Conjunto para el Estudio de la Atmósfera y el Océano de la Universidad de Washington (JISAO, por sus siglas en inglés), explica a la BBC que empezó a estudiar la masa de agua caliente cuando ésta tenía una forma circular y se encontraba situada en el noreste del Pacífico. «Fue por esa forma circular que le puse el nombre de "la mancha"», afirma.

«Ese agua caliente ha tenido un gran impacto en los ecosistemas marinos del océano. Es un problema importante para la cadena alimenticia de la que dependen muchos animales», señala el experto, para quien «está claro que la mancha de agua caliente está relacionada con el sistema de alta presión que apareció en el invierno boreal de 2013-2014».

Bond cree que el fenómeno podría estar relacionado con la llamada Oscilación por Década del Pacífico (PDO, por sus siglas en inglés), cuya fase positiva se caracteriza por un calentamiento de las aguas del este del Pacífico a la altura del Ecuador. Los científicos relacionan a la PDO con el calentamiento global y fenómenos como El Niño.

Sospechan que podría haber terminado una fase negativa de la PDO que se inició en los 90 y que mantuvo más fría la temperatura del Pacífico en los últimos años y la temperatura del planeta permaneció estable. «Si se mira al Ecuador se ve que se están creando las condiciones para la formación de la PDO positiva. (…) Si realmente sucede y es permanente veremos una aceleración en el aumento de las temperaturas globales y un cambio en los patrones meteorológicos», explica en la BBC William Patzert, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL).

«En condiciones de El Niño, habría una corriente polar más débil, lo que haría que los inviernos en el noreste de EE.UU. fueran más suaves y que en la costa oeste fueran más húmedos», añade.

Para el profesor de la Universidad de Washington Dennis L. Hartmann, «la mancha» no sería consecuencia de la PDO. En su opinión, fue el calentamiento de las aguas del oeste del Pacífico, a la altura de la intersección del meridiano 180º y el Ecuador, el que provocó la aparición del sistema de alta presión al noroeste de Norteamérica, que a su vez hizo surgir la masa de agua caliente detectada en un principio en aguas de Alaska.

Sea cual sea la causa, los expertos coinciden en que habrá que esperar para confirmar si se avecinan o no cambios. La «mancha» aún persistirá hasta final de año, según Nicholas Bond, desafiando los ecosistemas marinos.