Viandantes cruzan el Puente de Londres
Viandantes cruzan el Puente de Londres - Reuters

Cómo elegir dónde vivir según nuestra personalidad

Un estudio realizado en Londres dice que parte de la satisfacción con la vida depende de si el barrio en el que residimos encaja con nuestro carácter

Actualizado:

El problema de un hombre que no es feliz quizás sea, simplemente, que vive en el código postal equivocado. Claro que muchos pensarán que la solución pasa por mudarse al barrio más rico, próspero y elegante, pero lo que ha descubierto un equipo internacional de investigadores dirigidos por la británica Universidad de Cambridge va más allá de lo económico. El estudio, en el que han participado 56.000 londinenses, concluye que la satisfacción con la vida depende, al menos en parte, de si el lugar en el que moramos encaja con nuestra personalidad.

Entre 2009 y 2011, la BBC recopiló datos de casi 590.000 personas como parte de su Gran Test de Personalidad. Ahora, los investigadores analizaron los datos del subgrupo de 56.000 londinenses para examinar cómo las asociaciones entre la personalidad y la satisfacción con la vida difieren a través de los 216 distritos postales del Gran Londres. Los resultados se han publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

«Es muy común que las personas hablen acerca de cuál es el mejor lugar para vivir, pero la mayoría de investigaciones tienden a mirar factores como los ingresos y bajos índices de delincuencia, sin tener en cuenta las diferencias individuales de la personalidad», dice Markus Jokela, de la Universidad de Helsinki, Finlandia. «Como resultado, los estudios implican que todas las personas serían igualmente felices en los mismos lugares. Una conclusión que, como mostramos, es engañosa, porque nuestro nivel de felicidad depende de si nuestro entorno es adecuado a nuestra personalidad».

Los investigadores encontraron diferencias geográficas y las agruparon según los niveles de satisfacción con la vida y ciertos rasgos de personalidad. Por ejemplo, las personas agrupadas en torno a las áreas centrales y urbanas eran las más abiertas y, en menor grado, más extrovertidas, con niveles que disminuían cuando se trasladan a regiones externas. Las áreas de mayor apertura también mostraron un vecindario con una mezcla de características, una mayor densidad de población, precios de la vivienda más altos, mayor diversidad étnica y religiosa y más alto índice de criminalidad.

Las zonas con menos satisfacción se encontraron en el centro-oeste de Londres, un área que tiene la tasa más alta de delincuencia, el tráfico peatonal más concurrido y algunos de los precios más altos de la vivienda en la capital. Los investigadores creen que esto podría ser interpretado para apoyar la noción popular de que los residentes de las grandes ciudades tienden a ser menos considerados con otras personas.

Más abiertos, mejor en el centro

Los investigadores encontraron los niveles más altos de satisfacción con la vida en las regiones más prósperas de Londres y áreas de baja satisfacción en el noroeste, noreste y sur de Londres.

Aunque las personas que son más estables emocionalmente y extrovertidas tienden a ser las más contentas con su vida independientemente del área en la que vivan, los investigadores también mostraron que la fuerza de las asociaciones entre los rasgos de personalidad y la satisfacción dependía de las características del vecindario. Por ejemplo, en los distritos postales con mayor extraversión y menos apacibles y rectos, la gente tendía a mostrar una mayor satisfacción con la vida si estaban más abiertos a nuevas experiencias.

Sin embargo, en las áreas en las que se registraron niveles más bajos de satisfacción, los más tranquilos y rectos tendían a ser los más satisfechos, lo que sugiere que estos rasgos de personalidad son los determinantes más importantes de la satisfacción de las personas que viven en condiciones ambientales menos favorables.

En general, el análisis de las interacciones entre personalidad y vecindario mostraron que la apertura a nuevas experiencias, la tolerancia y los escrúpulos se asociaban de manera diferente con la satisfacción vital de los individuos en función de su lugar de residencia y las características específicas de esos lugares. Esto sugiere que encontrar el mejor lugar para vivir dependerá de la unión entre las disposiciones individuales y las características del vecindario.

«En conjunto, estos hallazgos (...) proporcionan información potencialmente útil para la elección de un lugar para vivir», dice Jason Rentfrow, del Fitzwilliam College de Cambridge. «Por supuesto, la mayoría de la gente no tiene el lujo de un control completo sobre el lugar donde vive, pero teniendo en cuenta su presupuesto, la gente puede decidir si es más importante vivir en el centro de la ciudad, donde la vida diaria es más vibrante y el alojamiento es pequeño, o más lejos, donde la vida diaria es más lenta, pero el espacio es más abundante. Tomar la decisión que encaja con su personalidad podría tener un efecto sobre su satisfacción general con la vida».

El mapa psicológico de Londres