Recreación de la sonda Dawn en su aproximación a Ceres
Recreación de la sonda Dawn en su aproximación a Ceres - NASA

Comienza la aproximación al planeta enano Ceres

La sonda Dawn de la NASA vuela a 725 km por hora hacia el misterioso mundo, que parece tener agua en abundancia

Actualizado:

La sonda Dawn de la NASA ha comenzado a aproximarse a a Ceres, un misterioso planeta enano del tamaño del estado de Texas, el más grande del cinturón de asteroides, que parece contener agua en abundancia y que nunca antes ha sido visitado por una nave espacial. Dawn (amanecer en inglés), lanzada en 2007, entrará en la órbita Ceres el próximo 6 de marzo.

La nave ha salido recientemente de la conjunción solar, en la que se encontraba en el lado opuesto del Sol, lo que limitaba la comunicación con las antenas en la Tierra. Ahora que de nuevo se puede comunicar de forma fiable con nuestro planeta, los controladores de la misión han programado las maniobras necesarias para la siguiente etapa del viaje. Dawn está actualmente a 640.000 kilómetros de Ceres y se acerca a 725 kilómetros por hora.

La llegada de la nave espacial a Ceres marcará la primera vez que una nave espacial ha llegado a estar en órbita de dos objetivos del Sistema Solar. Previamente, la nave exploró el protoplaneta Vesta durante 14 meses, desde 2011 hasta 2012, capturando imágenes detalladas y datos acerca de ese cuerpo.

«Ceres es casi un completo misterio para nosotros», dice Christopher Russell, investigador principal de la misión Dawn, en la Universidad de California, Los Angeles. «Ceres, a diferencia de Vesta, no tiene meteoritos vinculados que ayuden a revelar sus secretos. Todo lo que podemos predecir con confianza es que vamos a quedar sorprendidos».

Ambos cuerpos planetarios tienen su importancia. Ceres podría haberse formado más tarde que Vesta, y con un interior más frío. La evidencia actual sugiere que Vesta sólo conserva una pequeña cantidad de agua porque se formó antes, cuando el material radiactivo era más abundante, lo que habría producido más calor. Ceres, por el contrario, tiene un manto de hielo de espesor y puede incluso tener un océano debajo de su corteza helada.

Ceres, con un diámetro medio de 950 kilómetros, es también el cuerpo más grande del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. En comparación, Vesta tiene un diámetro medio de 525 kilómetros, y es el segundo cuerpo más masivo del cinturón, informa la NASA.

Propulsión iónica

La nave espacial utiliza propulsión iónica para atravesar el espacio, mucho más eficiente que si se utiliza la propulsión química. En un motor de propulsión iónica, una carga eléctrica se aplica al gas xenón, y rejillas metálicas cargadas aceleran las partículas de xenón fuera del propulsor. Estas partículas empujan de nuevo en el propulsor cuando salen, creando de una fuerza de reacción que impulsa la nave espacial.

Dawn ya ha completado cinco años de tiempo acumulado de empuje, mucho más que cualquier otra nave espacial. «Orbitar tanto Vesta como Ceres sería verdaderamente imposible con propulsión convencional. Gracias a la propulsión iónica, estamos a punto de hacer historia, con la primera nave espacial en orbitar dos mundos inexplorados», afirma Marc Rayman, ingeniero jefe de Dawn y director de la misión, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

2015 será el año de los planetas enanos. En julio, unos meses más tarde de la gesta de Ceres, la nave New Horizons, también de la agencia espacial estadounidense, sobrevolará Plutón.