Ciencia

Diseñan redes tecnológicas mediante experimentos con el cerebro humano

Se han tenido en cuenta un grupo de personas en reposo y otro que realizaba varias tareas simultáneas para diseñar sistemas formados por múltiples redes interconectadas

El objetivo es evitar que redes eléctricas o de telecomunicaciones se colapsen
El objetivo es evitar que redes eléctricas o de telecomunicaciones se colapsen - alphagalileo.org
abc.es - Actualizado: Guardado en: Ciencia

El Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández de Elche y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha logrado diseñar sistemas formados por múltiples redes interconectadas a partir de un modelo basado en el cerebro humano. El objetivo es evitar que redes eléctricas o de telecomunicaciones se colapsen cuando uno de los nodos es atacado, incluso cuando no existen sistemas de respaldo.

Santiago Canals, investigador del Instituto de Neurociencias, ha publicado el estudio en la revista científica Nature Physics. Para el trabajo ha contado con el trabajo conjunto de un equipo de físicos de Brasil, Argentina y EE.UU., liderados por el profesor del City College de Nueva York Hernán Makse y por el investigador de la Universidad de Buenos Aires Mariano Sigman.

Según la publicación, las redes, tanto las naturales como las artificiales, están compuestas principalmente por nodos, enlaces y concentradores. Los nodos son los puntos finales de la red y los concentradores son aquellos nodos en los que confluyen conexiones de múltiples, lo que generalmente se conoce como enlaces. En el artículo se ha demostrado que la estabilidad de un sistema de redes descansa en la relación entre la estructura interna de cada red y el patrón de conexiones entre redes. En primer lugar, debe existir convergencia.

Es decir, que la mayor parte de los nodos que sirven para conectar unas redes con las otras sean del mismo grado, que tengan el mismo número de conexiones. La segunda es que estos nodos «inter-redes» deben ser, en su mayoría, hubs.

Para llevar a cabo el estudio, ha sido fundamental utilizar un modelo biológico estable con el que comparar los resultados teóricos con las verdades que aporta la naturaleza, sometida a siglos de evolución. Por ello, es de gran relevancia que se hayan utilizado los datos de dos experimentos totalmente independientes sobre el funcionamiento del cerebro humano.

El primero de ellos se ha realizado a personas en estado de reposo, mientras que el segundo se ha realizado a personas que hacen tareas simultáneas, donde las redes cerebrales que se activan en cada caso difieren completamente de un experimento a otro. Empleando resonancia magnética funcional y utilizando las técnicas establecidas para la recreación de las redes cerebrales a través de las imágenes tomadas, el equipo multidisciplinar comprobó que en ambos casos se cumplían las predicciones del modelo.

La transferencia de estos hallazgos hacia el campo de las matemáticas y la ingeniería permitirá construir redes de redes mucho más eficientes. El trabajo ha sido posible gracias a la colaboración del Instituto de Neurociencias, el City College de Nueva York (EE.UU.), la Universidade Federal do Ceará de Brasil y la Universidad de Buenos Aires (Argentina) . Esta investigación ha sido publicada .

Toda la actualidad en portada

comentarios