Top

Ciencia

Los neandertales eran inteligentes: seis razones para creerlo

Planeaban estrategias, les gustaba adornarse y el arte abstracto... Los últimos hallazgos demuestran que el hombre de Neandertal no era, en absoluto, estúpido

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
Navegue usando los números

Cazaban en grupo

Hombre de neandertal- Archivo
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Durante mucho tiempo, los neandertales, la otra especie humana que habitó Europa y Asia hace entre 350.000 y 40.000 años, han sido considerados unos seres estúpidos, torpes, tan tontos que sucumbieron fácilmente ante la llegada del Homo sapiens a sus dominios. Sin embargo, los últimos descubrimientos científicos al respecto han demostrado que no existen pruebas de esa inferioridad cognitiva, sino todo lo contrario. Numerosos hallazgos demuestran que los neandertales poseían una notable capacidad de pensamiento simbólico y eran inteligentes.

Por ejemplo, restos hallados en múltiples asentamientos neandertales en Europa han demostrado que nuestros primos cazaban en grupo, utilizando los accidentes del terreno como ayuda. En el suroeste de Francia, se han encontrado pruebas de cómo condujeron a la muerte a varios cientos de bisontes llevándolos hasta un pozo. En otro yacimiento, en las islas del Canal de la Mancha, fueron capaces de despeñar a 18 mamuts y a cinco rinocerontes lanudos por un barranco. Los científicos saben que los cazadores fueron neandertales porque los fósiles de los animales datan de mucho antes de la llegada de los primeros humanos modernos a Europa.

Esta capacidad para la caza implica que el hombre de Neandertal era capaz de planificar sus acciones, preparar estrategias en común y aprovecharse de su entorno, como explicaba una investigación dirigida por Paola Villa, de la Universidad de Colorado en Boulder, y Will Roebroeks, de la universidad holandesa de Leiden. (Más sobre la investigación aquí).

Cocinaban y tenían una dieta variada

Recreación de un grupo neandertal- universidad de york
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

¿Como se imagina la alimentación de un neandertal? ¿Un tipo primitivo engullendo a bocados a un pequeño mamífero crudo con el cuello recién partido? Los neandertales no eran unos carnívoros empedernidos. Seguramente, ninguno ganaría una estrella Michelín por sus platos, pero lo cierto es que la otra especie humana inteligente mantenía una dieta variada en la que se incluían verduras, marisco y plantas medicinales, de las que conocía sus cualidades curativas. Tomaban manzanilla (cruda) para aliviar sus males, cosa que los científicos han sabido después de analizar los restos dentales de cinco individuos de la cueva de El Sidrón, en Asturias.

Un examen parecido de los dientes fosilizados de neandertales encontrados en cuevas de Irak y Bélgica han permitido saber que consumían granos de almidón, raíces y tubérculos que, por su estado, habrían sido sido tratados antes de ser ingeridos, es decir, habían sido cocinados.

Además, las que probablemente sean las heces humanas más antiguas del mundo -datan de hace 50.000 años- encontradas en la provincia de Alicante, demuestran también que los neandertales disfrutaban de un menú omnívoro.

Enterraban a sus muertos

Lugar de enterramiento neandertal en La Chapelle-aux-Saints- Cédric Beauval
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Los neandertales enterraban a sus muertos, lo que revela también una capacidad cognitiva sofisticada, según un equipo internacional de arqueólogos que ha estudiado durante trece años unos restos descubiertos en el sudoeste de Francia, datados antes de la llegada de los humanos modernos. Los investigadores creen que los cuerpos fueron cubiertos de manera intencionada hace 50.000 años, lo que «apoya fuertemente nuestra conclusión de que los neandertales en esta parte de Europa hacían lo necesario para enterrar a sus muertos», explican. «Si bien no podemos saber si esta práctica era parte de un ritual o meramente pragmática, el descubrimiento reduce la distancia entre su comportamiento y el nuestro».

Eran buenos padres

Bebé neandertal- Archivo
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

La infancia de los pequeños neandertales era dura, porque vivían en ambientes difíciles, con altos niveles de actividad y frecuentes períodos de escasez, pero en absoluto hostil. Un equipo de investigadores estadounidense afirma que estos pequeños estaban unidos a sus grupos por fuertes lazos emocionales, estaban protegidos, jugaban un importante papel en la vida social y, además, como cualquier otra criatura de corta edad, jugaban para desarrollar sus habilidades.

Eso sí, es posible que los padres descuidaran a sus hijos enfermos, como demuestra la existencia de huesos infantiles con signos de enfermedades y heridas sin curar durante meses, incluso años. Sin embargo, las tumbas de los niños suelen estar más elaboradas, lo que indica que su muerte recibía mucha atención.

Se adornaban y pintaban su cuerpo

Los neandertales se adornaban con plumas- CSIC
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Los investigadores han encontrado ocre en varios lugares habitados por neandertales, un tipo de pigmento que pudo haber sido utilizado para la pintura corporal. Numerosos ornamentos, como collares hechos con conchas, también han sido descubiertos en los asentamientos y tumbas neandertales. Además, se adornaban con plumas de aves rapaces y córvidos. En conjunto, estos hallazgos sugieren que estos otros humanos llevaban a cabo complejos rituales culturales y dominaban la comunicación simbólica.

Eran artistas abstractos

El grabado abstracto atribuido a manos neandertales- Stuart Finlayson
j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

La última prueba de inteligencia atribuida a los neandertales son estas líneas cruzadas entre sí en ángulo recto, grabadas en una roca de la cueva de Gorham, en Gibraltar, que pueden observarse en la fotografía sobre estas líneas. Según un estudio internacional en el que participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se trata del primer caso de un diseño abstracto hecho de forma deliberada por el hombre de Neandertal. Los investigadores creen que no se trata de marcas accidentales, sino que hay intencionalidad. «Este tipo de representaciones abstractas, sin ninguna funcionalidad aparente, es exclusivo de mentes con capacidad de abstracción», dice el investigador del CSIC Juan José Negro, de la Estación Biológica de Doñana. «Se trata de un elemento cultural, de un fenómeno único equiparable a una obra de arte».

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios