Ciencia

¿Cómo sobreviven los osos panda a base de bambú?

Según un nuevo estudio, migran en busca del tipo de bambú que necesitan para conseguir unos nutrientes u otros. Aún así muchos mueren en invierno a causa de la escasez de comida

Parece que rapiñean en busca de comida y que chupan algnas rocas para obtener nutrientes
Parece que rapiñean en busca de comida y que chupan algnas rocas para obtener nutrientes - afp
abc.es - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Todos les hemos visto holgazaneando entre la vegetación, mientras mordisquean los brotes con calma. Los osos panda se mueven despacio y solo se levantan cuando es estrictamente necesario. Y no sorprende, porque aunque sean osos que llegan a pesar 110 kilogramos, el bambú no es precisamente tan energético como un bistec. Así que les conviene ahorrar energía. Pero lo que mantenía intrigados a los científicos es que el estómago de los pandas es como el de un carnívoro y, como tal, en teoría no pueden absorber mucha energía de la fibra de los vegetales.

Ahora, un equipo internacional de investigadores de China, Australia y Estados Unidos ha observado a seis pandas que viven en las montañas Qinling de China para analizar su dieta en profundidad, midiendo la cantidad de nitrógeno, fósforo y calcio (nutrientes esenciales para los mamíferos) que se comían. Y han descubierto que suben y bajan de la montaña para comerse dos tipos de bambú, en función de sus necesidades.

«Hay fuertes evidencias de que estos animales intentan comer de la forma más eficaz posible para cumplir con sus necesidades, mezclando varios alimentos para ingerir todos los nutrientes que necesitan», ha dicho la primatóloga Jessica Rothman en «Science News». «En las zonas en las que solo hay una planta comestible, los animales intentan consumir distintas partes de la misma comida».

Dos especies de bambú

Según los investigadores los pandas gigantes (Ailoropoda melanoleuca) se alimentan de dos especies de bambú, el de la madera y el de flecha, que crecen a distintas alturas en la montaña.

Después de hacerles el seguimiento, han comprobado que se alimentan del primero durante la primavera, que es más rico en fósforo y nitrógeno. En verano, este bambú madura y pierde nutrientes, así que suben a mayores altitudes y comienzan a comer brotes jóvenes de bambú de la flecha.

Se da la circunstancia de que ambas especies de bambú son pobres en calcio, así que lo buscan a mediados de julio en los brotes jóvenes del bambú de flecha, cuando son más ricos en este elemento.

Rapiña y bebés más pequeños

Pero aún así, los científicos creen que tiene que haber otras fuentes de alimento. «Les he visto rapiñeando en busca de comida de vez en cuando», explica a «Science News» Dajun Wang, uno de los investigadores de la universidad de Pekín que ha participado en el estudio. «Quizás consiguen calcio y otros nutrientes de chupar rocas».

A pesar de todas sus artimañas, la escasez de nutrientes impone varias restricciones sobre los pandas. Los periodos de gestación de sus crias son entre dos y tres meses (frente a los seis de otros osos), sus crías pesan solo entre 90 y 130 gramos, (frente a los 300 o 400 gramos de otros) y sufren una elevada mortalidad en invierno, cuando finaliza la temporada del bambú de la madera.

Toda la actualidad en portada

comentarios