Ciencia

Los peces también sienten dolor

No son insensibles. Un estudio muestra que su cognición y percepción sensorial están a la par de la mayoría de animales vertebrados

abc.es - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Muchas personas apenas se preocupan de la forma en la que los peces son capturados o cuidados en una pecera, como si no pudieran sentir dolor y, simplemente, fueran seres insensibles destinados a convertirse en alimentos o mascotas. Nada más lejos de la realidad. Culum Brown, de la Universidad Macquarie, en Australia, señala que la cognición de los peces y su percepción sensorial están por lo general a la par con la de otros animales. Por lo tanto, Brown sostiene que se debería dar más consideración al bienestar de los peces e intentar evitar la crueldad.

Los peces están en segundo lugar después de los ratones en cuanto a ejemplares utilizados en investigación científica, y las más de 32.000 especies conocidas supera con mucho la diversidad de todos los demás vertebrados. Sin embargo, Brown cree que existe muy poca preocupación pública acerca de su bienestar. A su juicio, esto se relaciona con las percepciones erróneas acerca de la inteligencia de los peces, y en última instancia de si son conscientes. En estas actitudes también influye el hecho de que los seres humanos rara vez entran en contacto con los peces en sus ambientes naturales.

El estudio de Brown se centra especialmente en los peces óseos. Sugiere que son, de hecho, mucho más inteligentes de lo que muchos creían. Los peces tienen muy buena memoria, viven en comunidades sociales complejas en las que hacen un seguimiento de los individuos, y pueden aprender unos de otros. Esto ayuda a desarrollar tradiciones culturales estables. Los peces incluso se reconocen a sí mismos y a los demás. También cooperan entre sí y muestran señales de inteligencia maquiavélica, como la cooperación y la reconciliación. Construyen estructuras complejas, son capaces de utilizar herramientas, y utilizan los mismos métodos para reconocer cantidades que los humanos. En su mayor parte, los sentidos primarios de los peces son tan buenos, y en muchos casos, mejores, que los de los seres humanos. Su comportamiento es muy similar al de los primates, excepto que no tienen la capacidad de imitar.

Complejidad mental

El nivel de complejidad mental de los peces está a la par con la mayoría de los vertebrados, y hay pruebas de que pueden sentir dolor de una manera similar a los humanos. Aunque que el cerebro de los peces se diferencia del de otros vertebrados, tienen muchas estructuras análogas que realizan funciones similares. Brown llega a la conclusión de que si los animales son sensibles, los peces deben ser considerados igual.

«A pesar de que los científicos no pueden dar una respuesta definitiva sobre el nivel de conciencia de cualquier vertebrado no humano, la amplia evidencia de la sofisticación y la percepción del dolor conductual y cognitivo de los peces sugiere que la mejor práctica sería la de prestar a los peces el mismo nivel de protección que a cualquier otro vertebrado», explica Brown, quien reconoce que esta medida tiene implicaciones para la industria de la pesca, entre otros ámbitos. «Deberíamos incluir a los peces en nuestro 'círculo moral' y darles la protección que merecen», concluye.

Toda la actualidad en portada

comentarios