Millas, arrobas, leguas y otras medidas que no sabemos lo que significan

Aunque el Sistema Internacional de Unidades es el más común, en numerosos paises siguen utilizando otras medidas más antiguas y en ocasiones menos exactas

Actualizado:

El metro, el kilómetro, el gramo o el kilo son medidas a las que estamos acostumbrados, y que rigen en España y en gran parte de Europa. Sin embargo, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos las leguas, millas, pies o pulgadas son las unidades de medidas habituales, y que en numerosas ocasiones nos hacen dudar sobre la magnitud a la que se refieren.

Algunas de estas magnitudes, como la arroba, siguen de actualidad aunque solamente en lo que a su nombre se refiere. Con el tiempo ha pasado de ser una unidad de medida con la que pesar los animales, como los cerdos, a convertirse en el símbolo inconfundible «@» de toda persona que tenga una dirección de correo electrónico.

El sistema legal de unidades de medida obligatorio en España es el Sistema Métrico Decimal de siete unidades básicas, denominado Sistema Internacional de Unidades (SI), adoptado en la Conferencia General de Pesas y Medidas y vigente en la Comunidad Económica Europea.

Este sistema de medidas se estableció en Francia con el fin de solventar los dos grandes inconvenientes que presentaban las antiguas medidas. En primer lugar, que unidades con el mismo nombre variaban de una provincia a otra, y en segundo término, que las subdivisiones de las diferentes medidas no eran decimales, lo cual representaba grandes complicaciones para el cálculo.

Se trataba de crear un sistema simple y único de medidas que pudiese reproducirse con exactitud en cualquier momento y en cualquier lugar, con medios disponibles para cualquier persona.

El Sistema Métrico se basa en la unidad el «metro» con múltiplos y submúltiplos decimales. El metro es la longitud igual a 1.650 763.73 longitudes de onda en el vacío de la radiación correspondiente a la transición entre los niveles 2p10 y 2d5 del átomo de kriptón 86, según la definición oficial de 1960. Aunque en la actualidad, tras la nueva definición realizada en la «XVII Conférence Générale des Poids et Mesures» del 20 de Octubre de 1983 un metro es es la longitud de trayecto recorrido en el vacío por la luz durante un tiempo de 1/299 792 458 de segundo.

Del metro se deriva el metro cuadrado, el metro cúbico, y el kilogramo que era la masa de un decímetro cúbico de agua. Pero ¿cual es la equivalencia con otras unidades existentes?.

La legua (proveniente del latín leuca) es una antigua unidad de longitud que expresa la distancia que una persona, a pie, o en cabalgadura, pueden andar durante una hora; es decir, es una medida itineraria (del latín, iter: camino, periodo de marcha). Dado que una persona recorre normalmente a pie una gama de distancias, la legua se mantiene en esa gama, pero según el tipo de terreno predominante en cada país o según la conveniencia estatal, la palabra legua abarca distancias que van de los 4 a los 7 km. Sigue en uso de forma no oficial en algunas zonas de América Latina. La distancia exacta varía, no obstante, en distintos países.

El pie ha sido sustituido en casi todo el mundo por las unidades del Sistema Internacional de Unidades, pero sigue siendo de uso habitual en algunos países anglosajones, donde equivale a 30,48 cm. Es también la unidad de medida empleada en aeronáutica para hacer referencia a la altitud. El pie es una unidad de longitud de origen natural, basada en el pie humano, ya utilizada por las civilizaciones antiguas. La primera referencia histórica referida a una medida estándar del «pie» se relaciona con la civilización sumeria, gracias a una definición de la medida encontrada en una estatua de Gudea de Lagash.

Según la creencia más popular, se originó tras un descanso en una extenuante jornada de trabajo. El encargado de medir los bloques de piedra no era capaz de incorporarse y decidió que sería mucho más cómodo, para medir los bloques desde el suelo, utilizar los pies desde su posición. El pie romano, o pes, equivalía, como media, a 29,57 cm; el pie carolingio, anteriormente denominado pie drusiano o drúsico (pes drusianus), equivalía a nueve octavos del romano, esto es, aproximadamente 33,27 cm; y el pie castellano equivalía a 27,8635 cm. Actualmente el pie se utiliza sólo como unidad de medida popular en Estados Unidos, Canadá y Reino Unidos, donde equivale a 30,48 cm.

La pulgada también es una medida del Sistema Anglosajón de Unidades. También tiene un origen natural, equivalente al ancho de la primera falange del pulgar. Fue utilizada en muchos países, con diferentes equivalencias, que se corresponderían con la longitud de la falange del gobernante de turno. Tras la introducción del Sistema Métrico Decimal tan solo se conserva en algunos países anglosajones. Una pulgada castellana equivalía a 23,22 mm, mientras que la medida anglosajona actual equivale a 25,4 mm

La milla es otra de esas unidades que no forman parte del Sistema Métrico Decimal. Su origen proviene de la antigua Roma, donde equivalía a la distancia recorrida con mil pasos, siendo un paso la longitud avanzada por un pie al caminar. La milla romana medía unos 1.480 metros. La milla fue una de las principales medidas de longitud en el mundo occidental, aunque al igual que en los ejemplos anteriores, su longitud era distinta dependiendo del país. Actualmente se utiliza sobre todo en los países anglosajones y los de su ámbito de influencia, y equivale a 1.609,344 metros. También existe la variante de la milla náutica, que se introdujo en la navegación hace siglos, y fue adoptada por todos los países occidentales. En este caso se define como la longitud de un arco de 1' de meridiano terrestre, y equivale a 1.852 m.

La libra tiene su origen en la antigua Roma, pero en este caso se trata de una unidad de masa. La palabra derivada del latín significa «escala o balanza», y sigue siendo de uso común, una vez más, en los países anglosajones, donde una libra se corresponde con 0,45359237 de nuestros kilogramos.

La arroba, antes de convertirse de nuevo en algo de uso cotidiano por su uso en internet, era una unidad de masa de uso común en hispanoamérica, Portugal y Brasil. En algunos países sudamericanos la arroba es de uso muy frecuente en los mercados, especialmente para la compra de verduras y otros alimentos, animales como los cerdos y todo tipo de ganado. Las fracciones de arroba suelen medirse en cuartillas, que es la cuarta parte de una arroba. Es más comúnmente usada en la comercialización de productos agrícolas. Como medida de masa, la arroba equivalía a 11,5002325 kilogramos. En Portugal se usa para pesar el corcho y en Brasil se usa para pesar el ganado vacuno. Hoy la arroba métrica equivale a 15 kg.