Desaparece el lago sagrado de Hawái, la puerta a otros mundos

Actualizado:

Muy cerca de la cumbre del volcán Mauna Kea en Hawái, a 3.970 metros sobre el nivel del mar, se encuentra un pequeño lago alpino, el único de toda la isla, que juega un importante papel en la ecología y la cultura locales. El Waiau es considerado por los nativos como una puerta a otros mundos, un lugar que conecta la Tierra con la esfera espiritual. Incluso existe la costumbre de arrojar a sus aguas el cordón umbilical de los niños recién nacidos con la esperanza de que ese «regalo» les traiga a cambio una larga vida. Pero el lago se seca de forma alarmante. Ha encogido de cien metros de anchura y 3 de profundidad en 2009 a menos de 10 metros y unos 20 cm en la actualidad. Se ha convertido en un charco. Su situación no tiene precedentes.

Científicos de la Universidad de Hawai en Hilo y de la Estatal de Idaho han monitorizado los cambios recientes en la geometría del lago utilizando técnicas avanzadas, como el escaneo láser y la fotogrametría, según informan en una investigación publicada en la revista EOS. El Waiau se alimenta de esporádicas tormentas de invierno que arrojan nieve en la de otra forma árida cima. El tamaño del lago fluctúa según las precipitaciones, pero en los últimos años se ha reducido de forma drástica. Los resultados son concluyentes: el volumen actual del lago es inferior al 1% de su valor normal previo a 2010. Prácticamente, ha desaparecido.

Los investigadores han echado mano a fotos aéreas para conocer cómo el lago ha evolucionado desde la década de 1950, fotografías históricas tomadas en los últimos cien años e informes escritos que se remontan a principios de 1800, pero nada indica que el lago haya sido nunca tan pequeño como lo es hoy. Esto sugiere que la actual reducción de tamaño no tiene precedentes en los tiempos modernos, aunque no puede afirmarse con certeza absoluta, ya que hay grandes paréntesis de tiempo entre las observaciones registradas entre 1800 y principios de 1900. No obstante, la reducción del tamaño del lago parece ser altamente inusual.

Persistente sequía

Desde el Hawaiin Volcano Observatory, una organización del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), señalan que la culpa de la disminución del lago sería la actual sequía en Hawái que se inició en 2008, aunque quizás también intervengan cambios en el permafrost que puede existir bajo el lago, lo que podría haber alterado el equilibrio de la aguas.

El lago tiene valor biológico, ya que alberga diferentes formas de microorganismos y algas verdes, pero sobre todo tiene una gran importancia cultural. La cumbre del Mauna Kea, el punto más alto de Hawai, es uno de los lugares sagrados de la isla. Los sitios arqueológicos cercanos a la cumbre dan fe de su prolongada importancia espiritual, y el pico es considerado el piko (cordón umbilical) del mundo espiritual de Hawái, lo que conecta la tierra a los cielos. El Waiau es particularmente sagrado, y los hawaianos arrojan a sus aguas el cordón umbilical de sus hijos recién nacidos para asegurarles una larga vida. La desaparición del lago sería «una gran pérdida para Hawai», dicen los investigadores.