Demuestran que con mirar la cara de un hombre adivinamos su coeficiente intelectual
Demuestran que con mirar la cara de un hombre adivinamos su coeficiente intelectual - ABC

Demuestran que con mirar la cara de un hombre adivinamos su coeficiente intelectual

Actualizado:

Aquellos defensores de la máxima «las mujeres son un misterio», ahora tienen un motivo más para creerlo: un estudio realizado por un equipo de investigadores de República Checa ha demostrado que, de un sólo vistazo, los humanos somos capaces de averiguar el grado de inteligencia de un hombrepor la forma de su cara, pero que no ocurre así con el de las mujeres.

Al menos, eso es lo que ha descubierto Karel Kleisner, profesor de la Universidad Charles (Praga) en un estudio en el que 160 estudiantes tuvieron que puntuar las fotografías de 80 hombres y mujeres según su inteligencia y atractivo, que ha sido publicado en la revista PLOS One.

El resultado fue curioso: sólo mirando las imágenes los estudiantes acertaron al calificar el cociente intelectual de los hombres, pero fueron incapaces de valorar de forma correcta el de las mujeres.

Según comprobaron los investigadores, se asocian los rostros con la barbilla más cuadrada y anchas y los ojos más juntos entre sí como los de personas con un menor grado de inteligencia; mientras que los rostros más alargados, con una nariz más grande, una distancia más amplia entre los ojos y una barbilla poco redondeada como los característicos de las personas con un mayor coeficiente intelectual.

Sin embargo, aunque no siempre se cumpla a rajatabla la norma en el rostro de un hombre, los estudiantes acertaron su grado de inteligencia. Por ello, Kleisner y su equipo no han encontrado ninguna evidencia de que en efecto una determinada forma de la cara suponga un determinado cociente intelectual.

Mientras, los investigadores se pregunta cómo es posible la diferencia entre los dos sexos. Sin llegar a ser concluyentes, barajan diferentes posibilidades: que el atractivo de las mujeres prime a la hora de calificar su inteligencia, que los signos de inteligencia sólo se muestren en la cara de los hombres o que las mujeres sepan valorar la inteligencia del sexo opuesto como una característica «evolutiva».