Los cuervos demostraron en los experimentos una comprensión causal similar a la de niños de 5 a 7 años - Sarah Jelbert

Cuervos hacen realidad la fábula de Esopo

Saben desplazar el agua de un tubo para conseguir un premio, lo que implica un nivel de comprensión causal de un niño de 5 a 7 años

Actualizado:

La famosa fábula de Esopo del cuervo sediento cuenta cómo una de estas aves pretende beber del fondo de una jarra. Como no llega con el pico, decide meter dentro del recipiente un montón de piedras para que el nivel del agua suba y poder beber por fin. La historia, cuya moraleja dice que los problemas agudizan el ingenio, se repite en la realidad. Los cuervos de Nueva Caledonia pueden entender cómo desplazar el agua para atrapar con el pico una recompensa que flota en el líquido, con el nivel de comprensión causal de un niño de 5 a 7 años de edad, según una investigación de un equipo de la Universidad de Auckland publicada en la revista PLoS ONE.

Comprender las relaciones causales entre las acciones es una característica clave de la cognición humana. Sin embargo, el grado en que los animales son capaces de entender las relaciones causales no se conoce con exactitud. Inspirados en la fábula de Esopo, los científicos pusieron a prueba a unos cuervos de Nueva Caledonia, conocidos por su inteligencia y capacidad de innovación, ya que son las únicas especies no primates capaces de fabricar herramientas, como palos para pinchar y ganchos.

Seis cuervos salvajes fueron probados después de un período breve de entrenamiento para realizar seis experimentos, en los que los investigadores observaron un aprendizaje rápido, aunque no todos los cuervos completaron todos los experimentos. Los autores señalan que estas tareas prueban la capacidad de las aves para comprender cómo se produce el desplazamiento de volumen.

Los cuervos completaron 4 de 6 tareas de desplazamiento del agua, incluyendo preferentemente dejar caer piedras en un tubo lleno de agua en lugar de un tubo lleno de arena, arrojar objetos que se hunden en lugar de objetos flotantes, utilizar objetos sólidos en lugar de objetos huecos, y colocar objetos en un tubo con un alto nivel de agua en lugar de uno bajo. Sin embargo, no pudieron realizar dos tareas más difíciles, una que requiere la comprensión de la anchura del tubo y otra con un desplazamiento en forma de «U». Según los autores , los resultados indican cuervos poseen una sofisticado -pero incompleta- comprensión de las propiedades causales de desplazamiento de volumen, que rivaliza con la de los niños de 5 a 7 años de edad.

«Estos resultados son sorprendentes, ya que ponen de manifiesto las fortalezas y límites de la comprensión de los cuervos. En particular, todos los cuervos fallaron una tarea que violaba las reglas causales normales, pero pudieron pasar el resto de pruebas, lo que sugiere que utilizan un cierto nivel de comprensión causal cuando tienen éxito», afirma Sarah Jelbert, responsable del estudio.

Que los cuervos exhiben estas habilidades ya había sido comprobado antes por los científicos. En 2012, una investigación llevada a cabo por Universidad de Cambridge unos cuervos consiguieron extraer un regalo de un vaso medio vacío sorprendentemente bien, con patrones de comportamiento parecidos a los de los niños de hasta 8 años de edad. El estudio también apareció publicado en PLoS ONE.