Ciencia

Los neandertales enterraban a sus muertos

Restos hallados en Francia confirman esta práctica en la otra especie humana inteligente antes de que el hombre moderno llegara a Europa

abc.es - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Los neandertales, la otra especie humana inteligente, enterraban a sus muertos. Un equipo internacional de arqueólogos ha llegado a la conclusión después estudiar durante trece años unos restos descubiertos en el sudoeste de Francia. Los hallazgos, que se describen en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), confirman que los entierros tuvieron lugar en Europa occidental antes de la llegada de los humanos modernos.

«Este descubrimiento no sólo confirma la existencia de enterramientos neandertales en Europa occidental, sino que también revela una capacidad cognitiva relativamente sofisticada para llevarlos a cabo», explica William Rendu, autor principal del estudio e investigador en el Centro de Investigación Internacional en Humanidades y Ciencias Sociales (CIRHUS) en Nueva York .

La primera vez que existieron sospechas de un enterramiento neandertal fue en 1908 cuando científicos de la época encontraron en La Chapelle-aux-Saints, en el suroeste de Francia, huesos humanos bien conservados. Sus descubridores creyeron encontrarse ante un cementerio creado por el predecesor de los primeros humanos modernos. Sin embargo, sus conclusiones han generado controversia en la comunidad científica desde entonces, con los escépticos que mantienen que el descubrimiento había sido mal interpretado y que el entierro podía no haber sido intencional.

Desde 1999, Rendu y sus colegas han excavado en otras siete cuevas en la zona. Durante los trabajos, que concluyeron en 2012 , los científicos encontraron más restos neandertales, dos niños y un adulto, junto con huesos de bisontes y renos.

Restos cubiertos

Aunque no encontraron marcas de herramientas y demás pruebas de excavación donde el esqueleto inicial fue desenterrado en 1908, el análisis geológico de la depresión en la que aparecieron los restos sugiere que no era una característica natural del suelo de la cueva.

Como parte de su análisis, los autores del estudio también revisaron los restos humanos que se encontraron en 1908. En contraste con los restos de renos y bisontes en el lugar, los del neandertal contenían algunas grietas, no suavizadas por efecto de la exposición a la intemperie, y tampoco hay signos de perturbación de los animales.

«La naturaleza relativamente prístina de estos restos de 50.000 años de antigüedad implica que se cubrieron poco después de la muerte, apoyando fuertemente nuestra conclusión de que los neandertales en esta parte de Europa hacían lo necesario para enterrar a sus muertos», observa Rendu . «Si bien no podemos saber si esta práctica era parte de un ritual o meramente pragmática, el descubrimiento reduce la distancia entre su comportamiento y el nuestro».

Toda la actualidad en portada

comentarios