Ciencia

El cometa Ison se la juega este jueves

La roca realizará entonces su máximo acercamiento al Sol; si no se desintegra, puede convertirse en un asombroso espectáculo celeste

abc.es - Actualizado: Guardado en: Ciencia

El cometa Ison realizará el próximo jueves, 28 de noviembre, su máximo acercamiento al Sol. Será entonces cuando sepamos si el cometa se convertirá, en efecto, en uno de los más espectaculares de la historia o, por el contrario, se chafarán todas las expectativas. La acción de la gravedad solar, las altas temperaturas a las que se verá sometido y la intensa radiación del Astro Rey pueden desintegrarlo, informan desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Ison fue descubierto el 21 de septiembre de 2012 por Vitali Nevski y Artyom Novichonok, dos astrónomos rusos del proyecto Red Óptica Científica Internacional. En el momento de su descubrimiento, el cometa se encontraba a 6.29 Unidades Astronómicas del Sol (aproximadamente 943 millones de kilómetros, entre las órbitas de Júpiter y Saturno). Ison tuvo un estallido de actividad el pasado 13 de noviembre y su brillo creció un factor 15 en 3 días. Ha podido ser observado a simple vista justo al amanecer en dirección sureste, muy cerca del planeta Mercurio.

Pero el día clave será el próximo jueves 28 de noviembre, a las 19.25 hora peninsular española, cuando Ison alcanzará su perihelio (máximo acercamiento al Sol). Pasará a tan solo 0.012 UA (1.800.000 km) del centro solar, a una velocidad de 1,4 millones de km por hora. Se enfrentará a la gravedad, altas temperaturas e intensa radiación del Astro Rey, que pueden poner fin a su vida desintegrándolo como un azucarillo.

Detalle de la cola del cometa Ison la madrugada del 21 de noviembreJC. Casado /IAC

«Si sobrevive al calor solar Ison puede convertirse en un gran cometa que sería visible a simple vista a partir de la primera semana de diciembre en dirección este y momentos antes de la salida del Sol», explica Serra-Ricart, astrónomo del IAC. Otra fecha importante será el 26 de diciembre, cuando el cometa, si sobrevive, pase a la mínima distancia de la Tierra (perigeo). «No existe ningún peligro para nuestro planeta asociado al paso de Ison. Al contrario, puede convertirse en un bonito espectáculo celeste en diciembre», comenta el investigador.

El diámetro del cometa es de 10km y se cree que es nuevo. De tipo «sungrazing» (se denomina así a los que pasan muy cerca del Sol), ha sido seguido por los Observatorios de Canarias desde hace más de un año. Si sobrevive a su encuentro con el Sol, los astrónomos seguirán estudiándolo. «Para entonces, el cometa habrá perdido completamente la capa de polvo que le ha protegido durante su vida y nos permitirá obtener información sobre el material que ha permanecido resguardado bajo la misma, el más primitivo y menos modificado desde que el cometa se formó en las primeras épocas del Sistema Solar», señala Javier Licandro, astrónomo del IAC.

Imagen del cometa Ison la madrugada del 24 de noviembre tomada desde el Observatorio del Teide Daniel López /IAC

Toda la actualidad en portada

comentarios