Sin rastro de la materia oscura, todavía
Un anillo de materia oscura rodea un grupo de galaxias - NASA, ESA, M.J. Jee y H. Ford (Universidad Johns Hopkins)

Sin rastro de la materia oscura, todavía

Actualizado:

El experimento de detección de materia oscura Large Underground Xenon (LUX) del Centro de Investigación Sandford en Lead, Dakota del Sur (Estados Unidos), aún no ha encontrado señales que demuestren su existencia durante los 90 días que lleva en funcionamiento. "No hemos encontrado ningún evento compatible con cualquier materia oscura", ha señalado uno de los responsables de este proyecto, Rick Gaitskell, durante la rueda de prensa concedida este miércoles en el Laboratorio Subterráneo Sanford (Estados Unidos).

A pesar de ello, los responsables de LUX se han mostrado muy optimistas para el futuro del experimento y han destacado que este detector es "el más sensible del mundo" y han asegurado que habrá resultados en los próximos años.

Los físicos saben por observaciones astronómicas que el 85 por ciento de la materia del Universo es oscura y solo se da a conocer a través de su atracción gravitatoria sobre la materia convencional. Algunos piensan que también puede participar en las colisiones débiles pero detectables con la materia ordinaria. En este sentido, varios experimentos de detección directa han hablado de las partículas conocidas como WIMPs (partículas masivas de interacción débil) como posibles candidatas.

Ahora, Gaitskell dice que LUX no ha hallado WIMPS de baja masa, que serían las compatibles con estas teorías. A su juicio, los avistamientos anteriores acerca de esta partícula podrían ser "probablemente el resultado de la radiación de fondo y no de la materia oscura".

Del mismo modo, ha señalado que lo que se ha hecho en los tres primeros meses de vida de LUX es "comprobar lo bien que está funcionando el detector" y ha señalado que el equipo está "muy contento con lo que está viendo". "Esta primera carrera demuestra una sensibilidad que es mejor que cualquier experimento anterior en busca de detectar directamente partículas de materia oscura", ha insistido.

Tras esta ejecución inicial completa, el equipo de LUX hará algunos ajustes para mejorar aún más la sensibilidad del dispositivo a la espera de que, en un nuevo plazo de 300 días, los investigadores puedan detectar la materia oscura definitivamente, "o descartar una vasta franja del espacio de parámetros en los que se podría encontrar".

LUX está formado por un conjunto de tubos fotomultiplicadores que capturan destellos de luz emitida cuando las partículas de materia oscura colisionan con xenon. Concretamente, contiene 122 tubos detectores de líquidos y, según han explicado los expertos, son mucho más sensibles que el sistema rival más cercano en la búsqueda de materia oscura.