Ciencia

Ellos prefieren el sexo con desconocidas, ellas son infieles con sus cuñados

Un estudio revela el distinto comportamiento amoroso de machos y hembras de la mosca de la fruta, que puede dar pistas sobre el apareamiento de otras especies

j. de j. - Actualizado: Guardado en: Ciencia

Él es irremediablemente infiel, y corteja a cualquier desconocida que pase por delante. Ella, en cambio, nunca le engaña y, en caso de echar una cana al aire, limita sus aventuras a alguien dentro de su círculo familiar, como un «cuñado». No es el resumen de un culebrón televisivo -aunque podría servir como guion perfectamente-, sino el comportamiento amoroso de las moscas de la fruta (Drosophila), según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Oxford. Al parecer, el olfato juega un papel muy importante en estas decisiones.

Los investigadores han descubierto que, en las moscas de la fruta, machos y hembras responden a la familiaridad de potenciales parejas de formas muy diferentes. Si bien ellos prefieren mantener sexo con desconocidas por encima de su pareja o sus hermanas (las de ella), las hembras muestran una clara predilección por sus «cuñados».

Sin embargo, estas respuestas fueron significativamente más débiles en las moscas mutantes que no tienen sentido del olfato, lo que sugiere que el olfato juega un papel importante en las decisiones de apareamiento de estos insectos. Según los investigadores, los resultados podrían tener un impacto en nuestra forma de ver las preferencias de apareamiento en otras especies.

«El objetivo de la investigación era comprobar si las moscas machos y hembras prefieren aparearse con los mismos individuos en varias ocasiones, o si prefieren aparearse con sujetos diferentes cada vez», explica Cedric Tan, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, quien ha publicado sus conclusiones en la revista Proceedings of the Royal Society B.

«En primer lugar, encontramos que los hombres prefieren a nuevas hembras para cortejarlas. Este es un fenómeno muy extendido en muchas especies, particularmente en los mamíferos, pero es la primera vez que lo vemos en moscas de la fruta. Más importante, sin embargo, es que descubrimos que las hembras no comparten esta preferencia. En todo caso se van con un familiar», explica el autor. Los machos evitan a las hermanas de su pareja anterior, mientras que las hembras prefieren a sus «cuñados» antes de aceptar relacionarse con uno cualquiera al azar.

Hijos diversos

Las moscas parecen detectar a estos «familiares políticos» por el olfato, ya que estas preferencias son mucho más débiles en las moscas mutantes que no pueden oler. Si bien las razones de este comportamiento no están del todo claras, las explicaciones posibles pasan por que los machos se benefician del apareamiento con hembras diferentes a través de la mayor diversidad genética de su descendencia. Las hembras, por otro lado, pueden preferir aparearse con los machos familiares para evitar los riesgos para la salud que plantea el permitir el esperma de múltiples parejas en sus cuerpos .

«En primer lugar, sería interesante ver si esta preferencia sexual se extiende a otras especies de animales. En segundo lugar, podríamos examinar por qué machos y hembras se comportan de maneras opuestas -es decir, cuál es el beneficio de los hombres para evitar a sus «cuñadas» y por qué las hembras prefieren a sus «cuñados»- . Por ejemplo, podría ser que los machos evitan a sus «cuñadas» porque se parecen a su pareja o huelen como ella cuando preferirían una chica nueva», explica Tan.

«En tercer lugar, nuestro estudio mostró que ambos sexos utilizan el olfato para detectar cómo los individuos persiguen o se resisten al sexo. Esto abre la puerta para investigar si otros sentidos, como la vista y el oído, podrían mediar en el reconocimiento de la «familia política» en este organismo clave de modelo genético».

Toda la actualidad en portada

comentarios