El chorro de gas expulsado por el agujero negro, en movimiento - NASA

El gigantesco chorro de 5.000 años luz de un agujero negro, visto en acción

Actualizado:

Durante más de trece años, el telescopio espacial Hubble de la NASA ha fotografiado un chorro de gas sobrecalentado expulsado por el agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de la galaxia cercana M87. Ahora, los científicos de la agencia espacial han creado un vídeo en timelapse con las centenares de imágenes obtenidas, de forma que se aprecia el movimiento en espiral del material expulsado, que ocupa una distancia gigantesca de 5.000 años luz.

Cuando un agujero negro supermasivo en el centro de una gran galaxia se está alimentando activamente, puede disparar chorros de plasma hacia el espacio a gran velocidad. Imágenes anteriores de estos chorros habían demostrado que giraban en espiral, como un sacacorchos. El nuevo vídeo muestra el movimiento al detalle, compuesto por grupos de gas que se iluminan y desaparecen con el tiempo.

M87 reside en el centro del vecino cúmulo de Virgo de aproximadamente 2.000 galaxias, situado a 50 millones de años luz de distancia. El gigantesco agujero negro de la galaxia es varios miles de millones de veces más masivo que nuestro Sol. Durante ocho meses, el equipo de investigación analizó 400 observaciones de las cámaras del Hubble realizadas desde 1995 hasta 2008. «Analizamos el valor de los datos del Hubble de un chorro espiral de plasma relativamente cercano emitido por el agujero negro, lo que nos permitió ver muchos detalles durante varios años», afirma Eileen Meyer, del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland. «La única razón por la que ves el chorro distante en movimiento se debe a que está viajando muy rápido».

Meyer encontró evidencias que sugieren que el movimiento en espiral del chorro es creado por un campo magnético en forma de hélice que rodea el agujero negro. Los investigadores creen que su trabajo, publicado en The Astrophysical Journal Letters, puede ayudar a comprender cómo evolucionan las galaxias, ya que se estima que los chorros de alta velocidad producidos durante la fase activa de un agujero negro desempeñan un papel importante. «Mediante el estudio de los detalles de este proceso, esperamos aprender más sobre la formación de galaxias y la física de los agujeros negros en general», dice Meyer.

El próximo paso del equipo será estudiar otros tres agujeros negros utilizando observaciones del Hubble, para ver si se comportan de manera similar.