Hormigas «al rescate» de los arquitectos para diseñar las salidas de emergencia
Hormiga de la especie Myrmecia Gulosa al cuidar un grupo de larvas en Australia - efe

Hormigas «al rescate» de los arquitectos para diseñar las salidas de emergencia

Atemorizan a estos animales para conocer el comportamiento humano en situaciones de aforo masificado en escenarios cerrados. Un estudio concluye que gracias a ellas se puede llegar a reducir en un 90% el tiempo de evacuación

Actualizado:

Carecía de datos que avalasen cómo se comportan las personas cuando están en lugares cerrados y decidió dar un giro singular a la expresión «como sardinas en lata» y hacer el experimento con hormigas. Majid Sarvi, de la Universidad Monash australiana, es quien utilizó el insecto como medidor del comportamiento y reacción de masas de gente en situaciones de emergencia. Sarvi alegó que no había datos empíricos y fidedignos, y probó asustando él mismo a los himenópteros, ya que estos reaccionan de un modo bastante similar a los humanos. Estudió diferentes modelos de salidas de emergencias y diseños de pasillos, y vigiló el temor con que marchaban las hormigas en uno y otro caso. Como resultado, pudo rebajar los tiempos de evacuación hasta en un 90%, asegura.

Infirió fácilmente entonces que estos emuladores del comportamiento de las personas servirían a otras, los arquitectos encargados del mejor bosquejo de salidas de emergencia para oficinas, estaciones de ferrocarril, rascacielos y estadios de deporte, con el fin de que puedan ser desalojados con la mayor celeridad en caso de una urgencia. El equipo de Sarvi en la Universidad sita en Melbourne acuñó esta investigación como «insectos sociales»: las hormigas ofrecen datos sobre el comportamiento de las multitudes en pánico «a bajo coste». Y, además, se ahorra el esfuerzo de probar con personas reales en situaciones de pánico fingidas o verídicas.

Tras las hormigas, cochinillos

Escogieron un insecto «citronella» que huye con facilidad una vez se siente encerrado. Los diseños por los que las hormigas salieron despavoridas con mayor rapidez fueron los que poseen salidas en las esquinas, y no los que las tienen en el centro de las paredes. «Los que están en el medio de la pared tienden a atascarse, creando flujos confusos de las criaturas», aseveró el equipo de científicos.

A continuación, avalaron cada diseño mediante un simulador por ordenador del comportamiento de las personas en las mismas situaciones que los animales y, entonces, se comprobó que los tiempos de evacuación se redujeron en un 160% cuando la gente evacuaba un lugar a través de una salida situada en las esquina o en la curva con una gran columna estructural frente a ella que una salida céntrica, en medio de un muro o pared. Esto sigue sin ser definitorio para el diseño de una estructura, porque ya se sabe, la gente en situaciones de pánica puede reaccionar de formas muy diferentes, incluyendo la racionalidad.

El siguiente reto del equipo australiano, han anunciado, es repetir la simulación con otra criatura como cochinillos.