El primer ebook se inventó en Ferrol
DÍA DE LA MUJER

Diez mujeres inventoras de la Historia

Actualizado:

Durante mucho tiempo, las patentes se registraron a nombre de sus maridos, padres o hermanos

12345678910
  1. La enciclopedia mecánica de doña Angelita

    El primer ebook se inventó en Ferrol
    El primer ebook se inventó en Ferrol

    La enciclopedia mecánica de Ángela Ruiz Robles hoy está considerada como la auténtica precursora de las tabletas y ebooks. Esta maestra ferrolana quiso aligerar con su invento la mochila de los alumnos, además de hacer el aprendizaje más personalizado y divertido.

    Este rudimentario libro electrónico, era capaz de iluminarse para leer en la oscuridad, emitir sonidos o hacer zoom sobre las letras o dibujos. Conceptos que hasta entonces, era impensable aplicar a un libro.

  2. Inventa el lavavajillas sin haber fregado nunca un plato

    Josephine Cochrane inventa el lavavajillas
    Josephine Cochrane inventa el lavavajillas

    A Josephine Cochrane le gustaba dar numerosas cenas de lujo en su casa. Aunque era el servicio quien se ocupaba de fregar los platos, esta inventora consideró que la tarea les llevaba demasiado tiempo y que no trataban del todo bien su fina vajilla.

    Así, inventó su propio aparato lavavajillas; una máquina de tracción manual que patentó y con la que ganó el máximo premio a la «mejor construcción mecánica» en la Exposición Universal de Chicago de 1893.

  3. Estrella de cine, agente doble y «teleco»

    Hedy Lamarr fue actriz e ingeniera en Telecomunicaciones
    Hedy Lamarr fue actriz e ingeniera en Telecomunicaciones

    Su impresionante físico le valió a Hedy Lamarr el apodo de «la mujer más bella de Europa», aunque su verdadero nombre era Hedwig Eva Maria Kiesler.

    Esta austriaca tuvo una vida tan apasionante como sus películas: pasó información sobre los nazis al bando aliado, huyó de su marido e inventó un sistema de comunicaciones secretas basándose en la conmutación de frecuencias, la base del funcionamiento actual de las tecnologías Wi-fi y 3G.

  4. La primera en registrar una patente en su propio nombre

    Mary Dixon Kies fue la primera mujer en registrar una patente a su nombre, en EEUU
    Mary Dixon Kies fue la primera mujer en registrar una patente a su nombre, en EEUU

    Kies fue la primera mujer que registró a su propio nombre un invento en la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. Hasta entonces, lo más habitual era que los registros se pusieran a nombre de los maridos o un familiar varón.

    Sus sombreros, de gran resistencia se utilizaban por las mujeres para trabajar en el campo por su durabilidad.

  5. Louise era conocida como la «señora Edison»

    Beulah Louise Henry, inventora y fundadora de varias empresas
    Beulah Louise Henry, inventora y fundadora de varias empresas

    Más de un centenar de inventos de todo tipo y casi 50 patentes son los números que preceden a Beulah Louise Henry, apodada como la «señora Edison» por su frenética actividad creadora.

    Entre ellos, se hicieron muy populares una heladera, las muñecas de ojos de colores, esponjas con jabón para niños y una máquina de escribir capaz de realizar cuatro copias de un documento.

  6. La larga vida del Tipp-Ex

    Bette Nesmith Graham, secretaria de dirección e inventora
    Bette Nesmith Graham, secretaria de dirección e inventora

    Bette Nesmith Graham fue una mujer sobresaliente no sólo como inventora. Esta norteamericana alcanzó el reconocimiento profesional más alto para una mujer del momento; siendo secretaria de dirección también ejercía de madre soltera.

    A pesar de la oposición inicial de sus jefes, continuó utilizando una mezcla con base de pintura blanca para corregir los errores de la máquina de escribir que enseguida se hizo muy popular entre sus compañeros.

    Su empeño le llevó a explotar la marca Liquid Paper, que inicialmente se llamó «mistake out» (quita errores).

  7. La «chica halcón» capaz de pilotar cualquier cosa

    Hélène Dutrieu, piloto e inventora
    Hélène Dutrieu, piloto e inventora

    Dutrieu representa sin duda, el apoyo de una familia a las capacidades de la mujer y el gusto por el riesgo. Hija de un oficial del ejército belga, fue piloto de aviones, ciclista, conductora de ambulancias durante la guerra y titular de multitud de títulos y récords.

    Patentó una rampa de salto y un loop utilizados en sus espectáculos de riesgo como cicilista.

  8. El Kevlar se utiliza para fabricar chalecos antibalas

    Kwolek, la química que sintetiza por primera vez el poliparafenileno tereftalamida
    Kwolek, la química que sintetiza por primera vez el poliparafenileno tereftalamida

    Su trabajo como química dio lugar al desarrollo de una fibra muy ligera y extraordinariamente resistente. Kwolek consigue sintentizar el Kevlar, utilizado hoy en la fabricación de chalecos antibalas, velas náuticas, neumáticos, cables submarinos o trajes ignífugos.

    El Kevlar puede ser hasta cinco veces más resistente que el acero

  9. «Amazing Grace», impulsora del lenguaje COBOL

    Grace Murray Hopper, militar y programadora
    Grace Murray Hopper, militar y programadora

    A Grace Murray Hopper pronto la puesieron el apodo de la «Asombrosa Grace» por sus logros en el campo de la programación y su impecable carrera militar.

    Esta neoyorkina fue la primera programadora en manejar el revolucionario ordenador Mark I y participó de manera decisiva en el desarrollo del lenguaje COBOL, destinado a eliminar las incompatibilidades entre equipos en los primeros tiempos de la informática.

    Paradojicamente, Hopper recibió en 1969 el título de «Hombre del año» en computación y actualmente se entrega un premio con su nombre concedido por la Asociation of Computer Machinery (ACM).

  10. Marie Curie, dos premios Nobel

    Marie Salomea Skłodowska Curie, química y física
    Marie Salomea Skłodowska Curie, química y física

    Marie Salomea Sklodowska Curie, polaca de nacimiento (de ahí su homenaje al nombrar el Polonio) y nacionalizada francesa, representa el sacrificio y la constancia como método de trabajo.

    Toda su vida estuvo ligada a la investigación en el campo de la radiactividad, con la identificación del Polonio (Po) y el Radio (Ra) como elementos químicos.

    Obtuvo el Premio Nobel de Física en 1903, compartido con su marido Pierre y Henri Becquerel y, en 1910, el de Química, en solitario.

    Tras la muerte de su marido por un atropello, asumió su cátedra en la Universidad de París convirtiéndose en la primera mujer en dar clases en los 650 años de la institución.