Los 10 mejores restaurantes de comida casera en Barcelona
Entorno canalla, pero tapas de gran nivel definen el restaurante Morryssom - inés baucells

Los 10 mejores restaurantes de comida casera en Barcelona

Actualizado:

El verano invita a comer fuera; sin embargo, estar lejos de casa o aventurarse a conocer locales nuevos no siempre implica tener que añorar el sabor de hogar

12345678910
  1. Morryssom

    Entorno canalla, pero tapas de gran nivel definen el restaurante Morryssom
    Entorno canalla, pero tapas de gran nivel definen el restaurante Morryssom - inés baucells

    Para comer como en Cuenca no hace falta viajar hasta allá, con visitar este local que regentan Pedro Sausor y su familia en el Ensanche barcelonés es más que suficiente. Tapas de gran nivel, expuestas ante todos, como antaño, en un entorno un poco canalla; menú de medio día con cinco primeros y cinco segundos a elegir, son la fórmula de este exitoso local. Nadie que se autodenomine glotón (sibarita para los “hipsters) debe dejar de probar el gazpacho, la ensaladilla rusa y el ajo arriero del Morryssom.

    Carrer Girona, 162. Ensanche derecho

  2. Brisas Do Sil

    Recetas de toda la vida en este restaurante gallego del barrio del Poblesec
    Recetas de toda la vida en este restaurante gallego del barrio del Poblesec - inés baucells

    Una vez que todo el mundo se enteró que O'Retorno servía muy buen pulpo a la gallega, el sitio quedó desbordado. Los fanáticos del pulpo tuvieron que buscar un nuevo refugio. Brisas Do Sil es el mejor sustituto, su locación en Plaça Navas (Poblesec) es inmejorable. El concepto es el mismo, una familia que ofrece, desde hace muchos años, comida hecha con cariño, recetas de toda la vida y buenos precios. Cerrarán por vacaciones, así que más vale visitarlos ahora o esperar a septiembre. Los mejillones del Brisas Do Sil son de los mejores de Barcelona.

    Carrer de Jaume Fabra, 16. Plaça Navas, Poblesec.

  3. La Malandrina

    La carne es el plato fuerte de este restaurante uruguayo
    La carne es el plato fuerte de este restaurante uruguayo - inés baucells

    Este pequeño local, como varios de esta lista, comenzó siendo un espacio muy pequeño que gracias a su sinceridad y buena sazón ha ido creciendo. Hace poco se amplió y no le han faltado imitadores que han querido colgarse de su éxito. Cocina uruguaya: asado de tira, bife de lomo, ensaladas, empanadas y, lo mejor, al alcance de todos los bolsillos. No aceptan tarjeta de crédito, pero bien vale la pena buscar un cajero para poder degustar un bocadillo de vacío en este pequeño gran local.

    Carrer d l'Almirall Cervera, 5. Barceloneta

  4. Ciudadela Parc

    El restaurante está situado ante el parque de la Ciudadela de Barcelona
    El restaurante está situado ante el parque de la Ciudadela de Barcelona - inés baucells

    Al vivir en Barcelona se aprenden algunas premisas que para no llevarse sorpresas es mejor seguir a rajatabla: evitar comer en la Rambla y alejarse de los restaurantes de los hoteles de menos de cinco estrellas. En el caso del restaurante del Hotel Ciudadela Parc, la sorpresa es justamente al revés. Los arroces en este modesto local son excepcionales, en especial el negro. Los precios son perfectos y además tienen un menú de medio día. La terraza, frente al parque, es una delicia en cualquier tarde de verano.

    Passeig de Lluis Companys, 2. Arco del Triunfo.

  5. Casa Alfonso

    Casa Alfonso comenzó como un local de bocadillos en 1934
    Casa Alfonso comenzó como un local de bocadillos en 1934 - inés baucells

    Con 80 años recién cumplidos, este local de referencia barcelonesa hace honor a su nombre: comer aquí es comer en casa de un buen amigo. Alfonso García es quien dirige ahora el restaurante que fundó su abuelo como un local de bocadillos en 1934. En su casa se respira un ambiente familiar y los camareros derrochan buen rollo, muchos de ellos llevan años trabajando aquí. La comida es sencilla y sin demasiadas “virguerías”, buen jamón, buenos quesos, buena charcutería y buenos vinos. ¿Hace falta algo más? Ah, sí, ¡por muchos años!

    Roger de Llúria, 6. Ensanche

  6. Trentasis

    Precios muy ajustados en este restaurante del barrio del Poblesec
    Precios muy ajustados en este restaurante del barrio del Poblesec - inés baucells

    Sebastian y su socio son de esas parejas de restauranteros que no abundan: gente que disfruta lo que hace, sin pretensiones. Uno se ocupa de la cocina y el otro del comedor. Ofrecen un menú de mediodía a 5,95 euros, de los pocos que quedan a esos precios en Barcelona. El menú incluye dos opciones de primero, generalmente alguna sopa muy buena o una ensalada, y dos opciones de segundo plato, que varían cada día, agua y postre. Su carta es amplia y sus precios justos, con platos muy bien logrados como el magret de pato o la hamburguesa (ojo, causa adicción).

    Carrer Margarit, 36. Poblesec

  7. Tarannà Cafè

    El restaurante Tarannà se suma a la oleada de bares abiertos junto al Mercat de Sant Antoni
    El restaurante Tarannà se suma a la oleada de bares abiertos junto al Mercat de Sant Antoni - inés baucells

    Este pequeño local tiene un gran menú de mediodía. Aquí preparan cocina que sorprende cada día y que se sale de los fritos y los rebozados. Cremas exquisitas, ensaladas para chuparse los dedos y segundos platos tan apetecibles que cuesta trabajo elegir entre uno u otro. Lo mejor, pedir uno de cada y compartir, para no quedarse sin probar nada. Refugio de “modernos” de barrios colindantes. Sobre aviso, no hay engaño.

    Carrer Viladomat, 23. Esquina con Parlament. Sant Antoni

  8. La Taverna del Suculent

    Un local informal en el centro del Raval, con tapas sencillas
    Un local informal en el centro del Raval, con tapas sencillas - inés baucells

    Carles Avellán no para de expandirse por la ciudad. Ahora, el chef “estrellado” ofrece tapas sencillas de producto de primerísima calidad en la Rambla del Raval. El Suculent, su versión de una casa de comidas, se complementa ampliamente con este local, aún más relajado que su predecesor. Aquí no hay sillas y muchas veces no hay platos tampoco (algunas tapas se sirven en cucuruchos). El buen rollo sale por los poros de los camareros, solo falta dejarse llevar para sentirse como en casa.

    Rambla del Raval, 39. Raval

  9. Wakasa

    Un restaurante japonés sin pretensiones, con productos de excelente calidad
    Un restaurante japonés sin pretensiones, con productos de excelente calidad - inés baucells

    La fórmula se repite constantemente: una familia, en este caso una pareja de esposos japoneses, al frente de un pequeño local donde ofrece comida sincera hecha con amor. El Wakasa es un referente de comida japonesa en Barcelona. A pesar de haber cambiado de dirección tres veces, la gente los sigue a donde vayan. Gran parte de su producto viene de Japón y es de mejor calidad que muchos del puñado de japoneses de medio pelo que inundan la ciudad, sin que los precios se vayan al cielo. Sencillez y audacia en los sabores, así como en la presentación de la carta, por más inverosímil que esto suene. Lo ideal, dejarse aconsejar.

    Nàpols, 287. Eixample

  10. Tonka

    Cocina sencilla, hecha con productos en su mauoría ecológicos, en el barrio de Sant Antoni
    Cocina sencilla, hecha con productos en su mauoría ecológicos, en el barrio de Sant Antoni - inés baucells

    El bar ha abierto hace poco sus puertas en una calle que le está haciendo la competencia a la vecina Parlament, o mejor dicho, que está redondeando un barrio que no deja de sorprender. Aquí se sirve cocina sencilla, hecha con productos locales y en su mayoría ecológicos, a precios accesibles y acompañada de un pan delicioso. Sitio perfecto para tomar un café a media tarde con una de sus tartas hechas en casa o cenar con los amigos. El único punto que les falta afinar es el servicio, que a veces es un tanto lento, así que hay que ser pacientes.

    Carrer del Marquès de Campo Sagrado, 27. Sant Antoni