Imagen de la plaza Cataluña el 12 de octubre de 2013
Imagen de la plaza Cataluña el 12 de octubre de 2013 - inés baucells
fiesta nacional

Catalanes que se sienten españoles sin complejos salen el domingo a la calle

Sociedad Civil Catalana ha organizado un acto festivo en la céntrica plaza Cataluña de Barcelona

Actualizado:

Frente al discurso único independentista, las banderas españolas vuelven el domingo a ondear. El motivo, la festividad del 12 de octubre, la excusa de quienes reivindican una Cataluña española para salir a la calle y romper lo que denuncian es un silencio impuesto por el «proceso» soberanista. La cita será a las once de la mañana en plaza Cataluña, en un acto festivo que convoca Sociedad Civil Catalana (SCC), la plataforma que aglutina al constitucionalismo catalán y que reivindica, sin maximalismos ni discursos agrios, la convivencia y la solidaridad. El lema, «La España de todos». De manera simultánea, pero confluyendo también en el acto unitario de plaza Cataluña, entidades como Movimiento Cívico 12-0, Movimiento Cívico España y Catalans, Somatemps o Convivencia Cívica Catalana, han convocado una marcha, con salida en Paseo de Gracia con Provenza, bajo el lema «España, la nación de todos».

Pluralidad

Del mismo modo que las manifestaciones de la Diada organizadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) han marcado el tempo del proceso soberanista, los actos convocados por las plataformas constitucionalista han servido para demostrar que el independentismo no es unánime, y que hay una Cataluña que, expresándose en catalán o en castellano, es más plural de lo que se intenta demostrar.

Así, este es el tercer año que se celebra en la calle el 12 de octubre. Fue en 2012, un mes después de la primera Diada de la ANC, cuando el movimiento De España y Catalans celebró el 12-O en plaza Cataluña, un acto que tuvo continuidad el 6 de diciembre siguiente. Ese día, cientos de banderas españolas llenaron plaza Sant Jaume –símbolo del poder institucional en Cataluña–, en una imagen de la que muchos nacionalistas catalanes todavía no se han repuesto.

De esas primeras manifestaciones han pasado ya dos años, una eternidad en términos políticos, y la plataforma entonces convocante –de la que se escindieron varios grupos, en una muestra de que el «unionismo» en Cataluña no ha caminado siempre unido– ha acabado cediendo el testigo a SCC. Con más medios, mejor organizados, la entidad que preside Josep Ramon Bosch se ha constituido como una plataforma transversal en lo político, en la que el discurso en positivo –emulando el «Better together» esocés– ha acabado cuajando.

Organizadores también de la Diada «constitucionalista» del pasado 11 de septiembre en Tarragona, Bosch explica que se trata de celebrar un 12-O «alejado de celebraciones raciales o de entusiasmo etnicista» y con una intención similar a la que se celebró por primera vez en España en 1911, precisamente en Barcelona. El acto incluirá actuaciones musicales y desgustaciones gastronómicas. Más de 300 voluntarios de Sociedad Civil velarán para que el ambiente sea festivo. Bosch, en este contexto, remarcó que no es incompatible «sentirse español desde la catalanidad» y celebrar el 12-O como «una fiesta de regeneración de España».

El secretario de la Junta Directiva de SCC, José Domingo, hizo un llamamiento «a todos los demócratas» a que asistan y pidió a los ciudadanos que acudan sin símbolos partidistas. «Barcelona va a ser, sin duda, el lugar de España que concentre a más ciudadanos para celebrar la Fiesta de España. Estarán presentes todas las sensibilidades políticas que están a favor de mantener a Cataluña con el resto de España», expuso. Han confirmado sus asistencia PP, Ciudadanos y UPyD. El PSC ha declinado acudir de forma oficial.