Una mujer pasa ante las obras «Sapere Aude» y «El arconte» de Avelino Sala
Una mujer pasa ante las obras «Sapere Aude» y «El arconte» de Avelino Sala - efe

La Fundación Miró ahonda en las debilidades de Europa

Actualizado:

La artista Núria Güell (Videreres, 1981) estaba haciendo un stage en Dublín y un buen día decidió ir a la Embajada Española para pedir el formulario para hacerse apátrida. No consiguió su cometido y cuando llegó a Barcelona volvió a intentarlo. La policía no sabía qué contestarle pero ella escribió una carta donde explica con todo detalle que quiere renunciar a su nacionalidad porque no cree en el Estado. Esta preformance que bautiza «Apátrida por voluntad propia» (2015) invita a la reflexión de qué ocurre cuando renunciamos a nuestra nacionalidad, qué derechos tenemos y desde dónde se estructura nuestra identidad.

El espectador ve una foto de Núria en la embajada y puede leer su carta. La experiencia de esta artista de Videreres forma parte de la exposición colectiva «Prophetia» en torno a la idea de Europa que se inaugura hoy en la Fundación Miró.

A pocos metros, el artista griego Kostas Bassanos (Grecia, 1961) dispone una alfombra construida con ciento sesenta folios en blanco, en alusión a las páginas de la constitución helena. «Las páginas están arrugadas y son una metáfora a la validez de las leyes», explica Imma Prieto, comisaria de esta muestra que llega en un momento de crisis de ideales.

Jorge García (Toledo, 1977) elige unos rollos de alambrada para recordar que los muros que separan Marruecos de Ceuta y Melilla o el proyecto de muro para separar Ucrania y Rusia. Encima de estos rollos planta un neón rojo que reza «Post-optimism». ¿Es posible el optimismo con tantos conflictos abiertos?

«Cuestión de fe»

Más intimista es la caja de luz de Chus García-Fraile (Madrid, 1965). «Cuestión de fe» ofrece un vitral de iglesia decorado con banderas nacionales en homenaje a la veneración por las patrias. Esta capilla se plante que el Estado es una cuestión de fe.

En este análisis europeo no podía faltar uno de los pioneros del arte conceptual en España, Antoni Muntades (Barcelona, 1942). La alfombra que diseñó en 1989 coloca las antiguas monedas nacionales en el centro de las estrellas que simbolizan los estados de la Comunidad Europea. «Pisen, pisen la alfombra sin miedo, porque no es la alfombra original», advierte la comisaria.

Inma Prieto ha elegido veinticinco artistas de diferentes países, generaciones y disciplinas para dar visibilidad a la distancia que hay entre la idea de Europa y su proyecto político y económico. Por último, la comisaria explica que «el punto de partida de la exposición es un vídeo del albanés Anri Sala, de 2002, que retrata el momento en que el sueño europeo aún estaba intacto en algunos países que aspiraban a entrar en la Unión Europea»