arte

El MACBA indaga sobre la realidad y sus fronteras

El museo barcelonés acoge el trabajo de once artistas en la muestra «La realidad invocable»

maría güell - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El museo del Raval se convierte en un gran escaparate del trabajo de once artistas que tratan sobre «La realidad invocable». Cada uno lo hace desde una práctica artística diferente y juntos componen un recorrido curioso e inquietante.

Subimos a la segunda planta del Macba y nos da la bienvenida un vídeo que filmó Lutz Mommartz en 1976 donde reconocemos a una pareja adulta que intenta arreglar sus desavenencias. Este director alemán propuso a unos amigos que estuvieran diez días sin verse y que tras este periodo se pusieran delante de la cámara con una finalidad terapéutica. «Mommartz teatraliza los conflictos privados para hacerlos mediáticos y por eso podemos decir que fue un precursor de los “reality shows”», explica la comisaria de la exposición Montse Badia.

Más real es la presencia de una madre enseñando a andar a su hijo de pocos meses. «En los próximos meses, hasta que finalice la exposición el 31 de agosto, el público verá de 16 a 17hrs a una madre que protagoniza una preformance que Roman Ondák ha bautizado “Teaching to Walk”», comenta Badia que cree que puede ser uno de los ganchos de esta muestra sobre la realidad invocable. Ondák ya probó esta experiencia en otros espacios y sabe que funciona muy bien porque la gente es muy sensible cuando ve a un bebé que está a punto de caerse y volver a levantarse para dar sus primeros pasos.

Badia concreta que hay obras que se han producido expresamente para la exposición como la instalación «París no se acaba nunca» de Enric Farrés-Durán que forma parte de un proyecto de largo recorrido y que culminará el 26 de junio por una visita por el barrio del Raval. O el «Zócalo» del artista Antonio Ortega que consiste en un zócalo que recorre toda la exposición como «reivindicación de un ilusionismo simple ya que introduce un elemento no previsto en un espacio en que no debería estar», explica el propio Ortega.

Nada que ver, Núria Güell recogió el dinero que le proporcionó el Macba y optó por dar soluciones a los inmigrantes bajo el gran paraguas de la cooperativa Ca l’Àfrica. Esta plataforma recién constituida legalmente, cuenta con 165 socios, y constituye el marco legal para que africanos sin papeles puedan trabajar en el país; el proyecto tendrá continuidad después de la exposición, y el Macba es su primer cliente, ya que contratará a sus socios como guías para la exposición, camareros o traductores, entre otros.

Más realidades. Phil Collins (Inglaterra 1970) presenta el vídeo «El retorno de lo real» en el que diferentes protagonistas de «reality shows» narran la experiencia del rodaje y detalles de sus vidas. Esta pieza se pudo ver en la Sala Rekalde de Bilbao.

Toda la actualidad en portada

comentarios