Última Hora May llega a un acuerdo con los unionistas del DUP para gobernar en minoría

barcelona

Una cita con las estrellas en Barcelona

Arranca la 11ª edición de las cenas astronómicas en el Observatorio Fabra, que combinan gastronomía y ciencia

anna cabeza - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Tan cotidianos y tan desconocidos. Planetas, estrellas, cometas y constelaciones nos acompañan cada noche pero pocos conocen a la perfección su mundo complejo. Para entender mejor la astrología, desde hace 11 años se organizan las Cenas con Estrellas en el Observatorio Fabra de Barcelona, una singular propuesta ideal para las noches de verano impulsada por la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB) y Sternalia y con la colaboración de la Obra Social La Caixa que combina a la perfección gastronomía y ciencia.

Las citas se celebran hasta octubre, de martes a sábado y requieren reserva previa. Tras una copa de bienvenida mientras se ve una espectacular puesta de sol sobre de Barcelona se celebra una cena "gourmet" en la terraza del centro y una conferencia sobre divulgación científica, que cada día va variando. La actividad termina con una visita comentada al museo del Observatorio, con objetos históricos que servían para realizar mediciones, y una observación astronómica final desde el espectacular telescopio del centro y una panorámica única de Barcelona desde la cúpula del edificio. Todo bajo un techo de estrellas, si es que el día acompaña.

El Observatorio, que en 2014 cumple 100 años ininterrumpidamente registrando datos meteorológicos, ya tiene un encanto de por sí. Se ubica en un edificio modernista escondido en las montañas del Tibidabo, cerca del parque de atracciones, que está catalogado por su interés. Además de la experiencia en sí, vale la pena vivir una cena con estrellas solo por poder echar un ojo, nunca mejor dicho, a su telescopio (conocido como 'Mailhat'): en funcionamiento desde 1904, es uno de los más grandes y antiguos de Europa y que permite ver planetas tal y como nos aparecen en libros y no como simples puntos brillantes en el cielo.

El pequeño centro tiene una gran importancia histórica: 'Mailhat', por ejemplo, descubrió 12 asteroides y 2 cometas. La visita a las dependencias del Observatorio también permite ver aparatos históricos astronómicos, meteorológicos y sísmicos, como el sismógrafo Cancani que llegó a detectar en 1906 el potente terremoto que azotó la ciudad de San Francisco. Más allá de la parte histórica, durante la visita se puede conocer mejor el funcionamiento de este centro: se anotan cuatro veces al día todas las variables meteorológicas (temperatura, lluvia, viento y humedad, pero también la evaporación, isolación, transparencia de la atmósfera y nebulosidad).

La cena no es menos importante. Los comensales disfrutan de un menú degustación, o de uno gourmet más especial, ambos preparados por el chef Miquel Guimarà, casi a la luz de las estrellas, lo que convierte la experiencia en única. Los platos están inspirados en la astronomía y hay también opciones para niños y vegetarianos, así como para personas con alergias o intolerancias. El menú, contiene, entre otros, un “colores del universo” (con fruta fresca cortada con cava), una “constelación de peces” (ensalada de salmón), “venus, el planeta verde pistacho” (otra ensalada con queso gratinado, pistachos y frutas) o una “estrella beta piscium” (un “suquet” de rodaballo y patata), entre otros.

El pasado jueves el RACAB organizó una Cena con Estrellas inaugural, que sirvió para dar el pistoletazo de salida a la actividad. En este caso, hubo una breve conferencia sobre la historia del Observatorio, en la que se pudieron descubrir secretos del centro, su funcionamiento y un espectacular apartado de datos atmosféricos alucinantes. Además, al terminar la cita, los asistentes pudieron observar Saturno y sus anillos con una perfecta nitidez.

Entre las ponencias que se celebrarán este año está la del meteorólogo Francesc Mauri, que hablará sobre el cambio climático o el físico Ignasi Ribas (sobre las posibilidades de encontrar vida más allá del sistema solar). También habrá académicos del RACAB hablando sobre la robótica, el cerebro, los transgénicos, los nanomateriales, el cerebro, los microbios o la luz. En otro sentido, pero no menos espectaculares, Sternalia también organiza una actividad similar en el observatorio astronómico de Roquetes, en Tarragona, y en el monasterio cistercense de Poblet, también en Tarragona.

Datos de vértigo

El Observatorio celebra en 2014 que lleva 100 años ininterrumpidos registrando datos meteorológicos de Barcelona, cuatro veces al día. Entre tantas cifras guardadas, destacan algunas, como la máxima temperatura registrada en Barcelona, de 39,8º el 6 de julio de 1982, o la menor, de -10,0º el 11 de febrero de 1956. Los curiosos también pueden saber que el año más cálido que se recuerda desde 1914 es el de 2006 mientras que el más frío se registró en 1917. Por otro lado, el año más lluvioso fue en 1971 (con 1.122,5 mm) y el más seco, en 1937 (con tan solo 401,8 mm). Además, la mayor nevada, que algunos recordará, se produjo la madrugada del 24 al 25 de diciembre de 1962, cuando Barcelona amaneció teñida de blanco con unos 80 centímetros de espesor.

Toda la actualidad en portada

comentarios