La casa "okupa" se empezó a derribar tras el desalojo - inés baucells
barcelona

El Ayuntamiento paraliza el derribo de Can Vies

Mantiene la voluntad de diálogo y reclama predisposición al colectivo «okupa» y que cese la violencia

Actualizado:

Máquinas paradas. El Ayuntamiento ha paralizado esta mañana los trabajos de derribo de Can Vies, la casa "okupa" que se desalojó el pasado lunes y que ha provocado un foco de altercados y vandalismo en la capital catalana desde entonces. El anuncio es un intento de acercamiento al colectivo y un primer paso para que se restablezca el diálogo entre ambas partes afectadas y se pueda encontrar una solución al conflicto.

El parón de máquinas fue la condición que el Centro Social de Sants, un grupo de vecinos que hacen de mediadores en el conflicto, puso como prioritaria para poder desencallar el problema. Fuentes del consistorio explican que han aceptado no proseguir con el derribo del edificio "con la voluntad de favorecer el diálogo".

El consistorio está construyendo un perímetro de protección a la finca "para evitar cualquier riesgo para las personas". Además, el Ayuntamiento mantiene la voluntad de diálogo pero exige "predisposición de todas las partes", que "cesen los altercados y que cualquier protesta que se quiera celebrar se haga de manera pacífica".

Respecto a las intenciones del colectivo de empezar mañana la reconstrucción del centro, el Ayuntamiento reitera que mantiene su apuesta de "encontrar una solución acordada y satisfactoria".