«Boom» de carreras solidarias
La reciente Transplant Run reunió a más de 3.500 atletas - abc

«Boom» de carreras solidarias

Actualizado:

Mucho más que ponerse las bambas y galopar durante algunos kilómetros. El «running», que se ha convertido en un fenómeno de masas durante los últimos años, es el perfecto gancho para que deportistas más o menos amateurs sean solidarios. El incremento de corredores urbanos ha conllevado a un «boom» de citas que suman deporte y la colaboración a una causa.

Chemi Deus, director del club Run Bcn, uno de los muchos que han surgido en Barcelona, defiende que este aumento se debe «al interés creciente de la sociedad por mejorar su salud» y además «es un deporte económicamente asequible». En Run Bcn, en tan solo un año han pasado de 15 socios a 97.

La mayor afluencia de corredores se nota con el aumento de clubes, de los atletas que entrenan por su cuenta por la vía pública y de eventos deportivos solidarios, con los que los atletas consiguen «poner un granito de arena» en una causa social, admite Marc Rabassa, director de WeRunBarcelona.

«Correr una maratón necesita mucha constancia, lo que te ayuda a valorar mucho las cosas», explica Joan Brull, el director de 360runningbarcelona, que sostiene que, especialmente los corredores de montaña, tienen muy adherida la solidaridad. Así, es corriente ver como en los parques naturales que colindan Barcelona, los corredores se auxilian unos a otros cuando alguno tiene algún percance en mitad de la carrera.

Una de las personas que mejor ejemplifica el sentido solidario de la carrera es Miquel Pucurull. Un veterano corredor de 75 años que comenzó su carrera a los 41 años para, según explica, «perder peso» y que acumula más de 44 maratones acabadas. En la última que se celebró de Barcelona, Pucurull abanderó un proyecto en favor de los niños diabéticos y recaudó más de 13.000 euros para ayudar a investigar en el Hospital Sant Joan de Déu.

Aunque no existe una razón empírica que explique el motivo por el que la gente tiene tan buena respuesta a estas carreras, Pucurull asocia la solidaridad del deporte con la sencillez de los deportistas. «La gente corre porque es un deporte popular. Corre gente normal –de ‘la calle’-- que colabora de manera espontánea», admite el veterano atleta.

Un reflejo de la superación

El calendario de marchas solidarias está lleno de eventos. A principios de marzo, por ejemplo, se celebró en Barcelona la segunda Transplant Run, impulsada por Novartis y la Federación de Asociaciones de Trasplantes de Cataluña (FATCAT). La experta en carreras de montaña Maria José Moscoso fue una de las abanderadas de la marcha.

En el 2012, ella ganó su carrera más importante: superó un trasplante hepático. La atleta ve el ‘running’ como un perfecto reflejo de los resultados de «la superación del día a día». Moscoso considera que, las carreras solidarias son una buena manera para recaudar donativos y concienciar a la población. «La gente se implica y participa siendo partes útiles de la solución el problema», sentencia.

Las próximas citas

La popular Cursa del Corte Inglés, el 6 de abril, colaborará Fundación Ulls del Món (Ojos del Mundo) que busca «garantizar el Derecho Universal a la Visión en los territorios más vulnerables del mundo». El 11 de mayo el DIR organiza una carrera con inscripciones a 0,50 euros para una causa social y el 26 de mayo la carrera VOLS–Navas destinará sus fondos a la agrupación «Moi Aussi» centrada en las mujeres agricultoras de Benín.

Ya en junio, la Asociación de Familias de Niños de Etiopía (AFNE) prepara otra bajo el lema «Units a Etiòpia», cuyos fondos financiarán un centro materno-infantil en el país africano. También en junio, se celebra la sexta edición de la Carrera por la Integración La Maquinista, que recaudará dinero para los atletas con alguna discapacidad. Se esperan 4.000 corredores de los que 300 serán discapacitados. Y más adelante, en octubre, las entidades de Parálisis Cerebral correrán por Les Corts para dar visibilidad a las personas con parálisis cerebral.