Los nuevos consejeros, junto al presidente Mas
Los nuevos consejeros, junto al presidente Mas - inés baucells

Artur Mas ya tiene un Gobierno independentista «cohesionado al ciento por ciento»

Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ya tiene "un Gobierno cohesionado al ciento por ciento" para defender la independencia, según ha manifestado él mismo en la toma posesión de los nuevos cuatro consejeros de la Generalitat. La remodelación tiene lugar después de que los tres consejeros de UDC hayan abandonado el Ejecutivo catalán tras la ruptura con Convergència.

Artur Mas ha agradecido la labor de los tres consejeros de Unió salientes -Joana Ortega, Ramon Espadaler y Josep Maria Pelegrí, presentes en el acto- "en unos momentos convulsos de esta legislatura". Se ha referido especialmente a Ortega por su "valentía", en velada alusión a su imputación en la querella por haber organizado la consulta secesionista del 9 de noviembre de 2014. Ha deseado "suerte y aciertos" a los nuevos titulares, a quienes ha recordado que gobernarán para los 7,5 millones de catalanes. "No son momentos fáciles", ha dicho el presidente catalán, quien afirma que ahora "tenemos un gobierno cohesionado al ciento por ciento y sin complejos a favor del sí/sí" a la independencia de Cataluña.

Los cuatro nuevos consejeros de Artur Mas han tomado posesión de su cargo con una genérica promesa a cumplir la ley, sin referencia ni a la Constitución ni al Estatuto, y con "lealtad al presidente de Cataluña". El acto se ha celebrado en el salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Se trata de Neus Munté, que se convierte en la número dos del Ejecutivo catalán y que asume la vicepresidencia. Mantiene la titularidad del departamento de Bienestar Social y Familia, y desplaza al controvertido Francesc Homs como portavoz. Meritxell Borràs dirigirá Gobernación, mientras que Jordi Jané será consejero de Interior y, Jordi Ciuraneta, consejero de Agricultura.

Tras la lectura del decreto de nombramiento, a cargo del secretario de Gobierno Jordi Baiget, los cuatro consejeros tomaron posesión con una genérica promesa a cumplir la ley, sin referencia ni a la Constitución ni al Estatuto, y con "lealtad al presidente de Cataluña"