abc

Bicentenario de los canelones

Esta Navidad, el Gremio de Carniceros de Barcelona prevé vender 2.275.000 unidades

Actualizado:

En pleno bicentenario del nacimiento de Joan Prim i Prats, el general catalán que accedió a la presidencia del Gobierno de España y que fue víctima de un magnicidio aún no aclarado, es cuando se introducía en nuestro país los canelones, plato insignia de la cocina catalana.

El éxito de este plato lo ha elevado a formar parte del menú tradicional catalán, porque evoca los ágapes familiares de las abuelas o las madres que pasan horas en la cocina para elaborar la comida de San Esteban.

Pero los canelones no tienen raíces catalanas, sino que proceden de la cocina Italiana. En la Barcelona burguesa de la segunda mitad del siglo XVIII abundaban los cocineros italianos y las recetas hechas a base de pasta. Es por esa razón que muchos autores aseguran que los canelones comenzaron a servirse en las mesas catalanas después de que Giovanni Ardizzi los hiciera populares en la mítica y desaparecida, fonda Beco del Reco, inaugurada en 1815.

Doscientos años después, los canelones constituyen un plato imprescindiblede la gastronomía catalana, sobre todo el día de San Esteban para aprovechar la carne que se ha utilizado en los ágapes de Nochebuena y de Navidad.

A pesar de que en estas fechas se consume más pescado y marisco que en el resto del año, hoy en día no hay fiestas navideñas en Cataluña sin canelones, ni tampoco cocido o «carn d’olla» que no se prepare en abundancia para aprovecharlo todo. Según el Gremio de Carniceros de Barcelona, en 2015 se cumple el aniversario de esta receta emblemática.

Los canelones son un producto de artesanía elaborado con materiales de primera calidad. No en vano, el Gremio de Carniceros es una asociación que lleva más de 150 años fomentando los valores de la cultura tradicional y gourmet, introduciendo nuevas ideas al consumo y a la presentación de los mejores productos artesanos. Integran la entidad más de 950 charcuterías y carnicerías, y su misión consiste en velar para que el consumidor disfrute de los sabores más auténticos con la máxima calidad.

Cada año, los carniceros y charcuteros de Barcelona elaboran canelones para que todos los hogares catalanes puedan disfrutar. Esta Navidad, la asociación prevé un incremento del 1% respecto al año pasado, lo que representa la venta de nada menos que 2.275.000 unidades de canelones para esta Navidad.

El clásico sabor del relleno de carne con la pasta y la bechamel hacen de los canelones una de las comidas más sabrosas de la cocina tradicional catalana. Estos días, los carniceros y charcuteros de Barcelona preparan su surtido de canelones para poder dar respuesta a la tradicional demanda. ¡Qué aproveche!