esde que estrenó la capa negra de Hugo Boss, Doña Letizia no ha querido prescindir de ella
esde que estrenó la capa negra de Hugo Boss, Doña Letizia no ha querido prescindir de ella - efe

La capa, la nueva prenda fetiche de Doña Letizia

Actualizado:

Doña Letizia, con su rango, su exposición mediática, sus capacidades y su físico, pone de moda sus prendas fetiche, aunque también bebe de las fuentes de las tendencias mundiales y las interpreta a su manera. Ahora le ha tocado el turno a la capa.

La capa, fuente de conflictos políticos, origen de refranes y prenda socorrida, ha sido una pieza histórica del guardarropa español. Aunque egipcios y griegos hicieron uso de capas ligeras, fueron los romanos los que la popularizaron, tomándola prestada del atuendo celtíbero. Es por tanto la capa una prenda muy española en su origen, si bien en los inicios se asemejaba más a un poncho que a otra cosa.

En la época medieval se convirtió en un clásico, especialmente en nuestro país: curiosamente, cuanto más corta era, mayor nobleza se le suponía a su portador. En 1766, bajo el reinado de Carlos III tuvo lugar el famoso «motín de Esquilache» -llamado así por el marqués de Esquilache, ministro del Rey-, causado al pedir al pueblo que simplificara su atuendo para garantizar mayor seguridad y limpieza en la ciudad de Madrid: tricornio para ver la cara y capa corta para no poder ocultar armas.

La capa española, tan elegante y tradicional, dominó durante el siglo XIX la escena, ya que el duque de Béjar la convirtió en el colmo del buen estilo en el siglo. Más tarde su uso quedó restringido principalmente a los sacerdotes o para acompañar al frac. En 1928, se fundó en Madrid, de la mano del periodista Antonio Velasco Zazo, la Asociación de la Capa (llamada únicamente «La Capa»), que difundía el uso de esta prenda castiza española. Sus colores habituales eran el negro, el marino y el marrón, siempre en paño de lana merina española. Es curioso que hasta el siglo XX se tratase de una prenda únicamente ideada para caballeros.

Una de las grandes virtudes de la capa es que permite ir cómodo, moverse con facilidad y no se ciñe al cuerpo. Otra de sus ventajas es que sirve para cualquier ocasión, ya sea de día o de noche, en una situación más o menos vestida.

La pieza de la temporada

Tras casi un siglo de letargo, este año se lleva la capa de nuevo. Domina en las colecciones un tipo de capa simplificada, sin esclavina, sin mucho vuelo ni cierres complicados. Ellas la pueden llevar con un traje de noche, de cóctel, con vaqueros o con falda. Desde Dolce & Gabbana con sus capas barrocas, hasta los modelos a cuadros de Burberry, las capas de cuero negro de Saint Laurent o los modelos a rayas de Kenzo, no hay marca que se haya privado de presentar su propia versión.

Y la Reina Letizia, siempre en tendencia, luce su capa negra en los posados de exteriores. Es un recurso práctico y favorecedor que la Reina necesitaba para los viajes o al salir de La Zarzuela. La capa cumple mil funciones y las cumple todas bien. Doña Letizia lució su capa negra en Düsseldorf, durante la inauguración de una exposición retrospectiva sobre Zurbarán el pasado día 9 de octubre. La llevaba sobre un vestido negro de mangas asimétricas que ha utilizado muchas veces. Esta semana ha vuelto a lucirla sobre un traje de chaqueta y pantalón durante el décimo Seminario Internacional de Lengua y Periodismo, que tuvo lugar en el monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla, enclave crucial del nacimiento del español como lengua.

Llevando una prenda tan española, en un lugar tan simbólico, Doña Letizia ha elegido -no obstante- utilizar moda alemana, pues la prenda en sí es un modelo de Hugo Boss de 670 euros. En su reciente viaje a Alemania, incluso el vestido y el bolso eran de esta misma marca, algo que puede de hecho servir para que los alemanes se fijen más en nuestra Reina, del mismo modo que ocurrió con su abrigo rojo de Hugo Boss cuando hace casi un año los Reyes visitaron Berlín en su primer viaje oficial como monarcas.

Ahora, en San Millán, ha vuelto a repetir la capa, si bien la ha combinado con pantalones negros y una chaqueta de tweed de Uterqüe de hace tres años. Doña Letizia bien podría ser -además de la Reina de España- la mejor embajadora de la capa y de la moda española en el mundo, algo reñido con abusar de prendas alemanas en su guardarropa. Sin ir más lejos, una pieza similar se vende en Zara por 89.95 euros.