ABC.es

tiempo

  • Enviar a un amigo
  • Imprimir

¿Cómo se mide la temperatura del aire?

En estos primeros días de octubre, en los cuales las temperaturas máximas en muchas zonas de España, están alrededor de 10 grados más altas de lo normal, los termómetros callejeros siguen dando que hablar.

Si, si es cierto que está haciendo mucho calor, pero también es cierto que la mayoría de registros que dan este tipo de aparatos, son erróneos.  Aunque seguramente muchos de vosotros os preguntareis ¿por qué?

La respuesta es muy sencilla, y a la vez evidente. Los sensores encargados de medir la temperatura, están situados dentro de una caja metálica, la mayoría de las veces de color oscuro y carente de ventilación. Por lo tanto, si los rayos solares impactan sobre este artilugio, es bastante normal que la temperatura que muestran sea más alta, que la temperatura real del aire.

Ahora bien ¿Cómo se mide de forma correcta la temperatura?

La OMM (Organización mundial de meteorología) tiene unos patrones o reglas, para que todas las estaciones meteorológicas del mundo, puedan medir la temperatura bajo unas mismas condiciones, y así estos valores sean comparables entre sí, dando igual que una estación esté en Pekín y otra en Nueva York.

Garita.jpg

Garita meteorológica con su instrumental en el interior.

Para hacer unas mediciones correctas, se utiliza una garita meteorológica, que es una especie de cajón de madera con múltiples persianas, que garantiza la correcta ventilación del termómetro que se encuentre en su interior.

 Esta garita, a su vez, debe situarse sobre el suelo natural del terreno. Aunque si el lugar es asfaltado, es conveniente crear una pequeña área con césped, para que las mediciones estén menos alteradas.

También es importante la altura a la que se sitúa dicha garita. Está altura es variable entre los 1,25 y los 2 metros, aunque la AEMet tiene como norma situarla a 1,5 metros sobre el suelo.

Y para acabar, tan sólo hay que introducir un termómetro o termógrafo bien calibrado dentro de la garita.

Todo esto está muy bien, ¿pero es imposible  conocer la temperatura real a la que estamos, cuando vamos por la calle?

Claro que no es imposible. Bajo mi punto de vista tendría que cambiar el modo en el que se ofrecen esto tipo de datos.

Los termómetros callejeros, tendrían que funcionar a modo de paneles informativos callejeros, en los que se suministrasen los datos obtenidos por estaciones meteorológicas, que midan de forma correcta la temperatura y otras variables meteorológicas de interés, como puede ser la humedad relativa del aire.

Y es que cuando algo se puede mejorar, ¿por qué hemos de conformarnos?

 

  • Enviar a un amigo
  • Imprimir
  • Comentarios

    Mostrando 3 a 1 de 3
  • 1 |
  • #3  0edo - 13/11/2013 a las 21:36:43

    ok

  • #2  Nombre - 24/06/2013 a las 03:56:50

    Escribe aquí tu comentario

  • #1  katerin michell - 27/03/2012 a las 05:37:52

    ella es una emferma una adicta el sexo yo quiero de esos y tu quieres de esos y por favor las preguntas que les agan respondalan adecuadamente no sean bobos jaajja

  • 1 |
Haz tu comentario

Todos los campos son obligatorios. La IP del remitente quedará registrada.

La atmosfera, como bien sabéis, siempre está en continuo movimiento. Unas veces en un lugar está lloviendo o hace mucho viento, y pocos metros más allá luce el sol o no se mueve ni una sola rama.
Esta y otras muchas otras curiosidades meteorológicas, cómo en toda ciencia tienen su explicación. En ocasiones una explicación muy sencilla, y en otras, ni los científicos más cualificados consiguen ponerse de acuerdo.
Por lo tanto, en este espacio trataremos de explicar de la forma más clara y entendible posible, todos estos fenómenos. Desde los más cotidianos que nos afectan en nuestro día a día, hasta temas de gran actualidad, pero que vemos un poco alejados, cómo puede ser la formación de un gran huracán…
Así pues, sin tiempo que perder, comienza la andadura de este blog ¿Os animáis?
Enrique Hernanz
Consulta su perfil
Suscríbete al RSS de este blog
ABC.es

Copyright © Diario ABC, S.L., Madrid, 2010