Atlético

Un problema de delanteros

Con Diego Costa y Vitolo a la espera, Torres, Vietto y Gameiro pendientes de irse o quedarse y Griezmann vacío, el equipo no marca

Actualizado:

«Es la situación más compleja que estamos viviendo». En este análisis de situación, el Cholo Simeone no se refirió al vacío de contenido de Griezmann, al pulso débil de sus atacantes para encontrar el gol, al trasvase acústico del Vicente Calderón al Wanda, al pie y medio que tiene el Atlético fuera de la Champions o a la colección de empates que arrastra el equipo en la Liga. Para el entrenador el primer problema que acucia a su tropa es otro: «Están por llegar dos jugadores en poco tiempo (Diego Costa y Vitolo, que entrarán en el mercado de invierno) y estamos conviviendo con una situación desde hace año y medio con los mismos futbolistas y eso sí que no es simple, porque el tiempo va pasando, ellos ven que llegan dos jugadores y alguno tiene que salir».

A Simeone se le entiende todo porque comunica con fluidez, emplea bien las palabras y transmite un mensaje concreto. Y lo que dijo después de otra noche sin goles en el Wanda es que tiene un problema de difícil gestión en el vestuario con los delanteros. Al menos un jugador, o dos, deberán abandonar el Atlético para que ingresen Diego Costa y Vitolo, a quien nadie quiere considerar arcángeles en el equipo, pero cuya presencia futura adquiere más valor a medida que pasan los fines de semana sin goles.

La normativa implica que solo puede haber tres inscripciones en invierno. Vitolo y Costa desplazarán a alguno de los delanteros con los que ya se entrena el hispanobrasileño. Los tres candidatos son Gameiro, Vietto y Torres. Los dos primeros no poseen una gran ascendencia sobre la grada, pero Torres es un símbolo de la sociedad.

Después de su operación de pubalgia, Gameiro ha disputado ocho partidos en esta campaña. Y en su casillero solo figura un gol, el del triunfo en Balaídos. Le costó 32 millones al Atlético y su bagaje el año pasado tampoco es para irse de fiesta: 16 goles en todas las competiciones.

Luciano Vietto no ha triunfado en el Atlético, hasta la fecha. Simeone se enamoró de él cuando ambos coincidieron en el Racing argentino. El jugador estaba en las categorías inferiores del club que adiestraba el técnico. Lo contrató luego del Villarreal en 2015 por 20 millones, pero el rendimiento del atacante no ha llegado al suficiente. Tres goles en 2016 es su aportación. Mejoró cedido al Sevilla (10 tantos y muchos partidos). De regreso al Atlético, otra vez el vacío (ninguna diana).

Fernando Torres es otra historia en el Atlético porque trasciende a lo deportivo. El dorsal 9 no está contento con los escasos minutos que le otorga su entrenador (351, el decimoctavo en el ranking de la plantilla) y su entorno ya ha deslizado que estaría dispuesto a marcharse en enero porque, como todos, lo que quiere es jugar. Torres ha conseguido 31 goles desde que volvió al club en enero de 2015. No ha marcado en este curso.

La indolencia de Griezmann y, sobre todo, sus declaraciones en Francia respecto a su futuro lejos del Atlético han generado una desconexión. El público abroncó al francés y Simeone se enfadó por la pitada. Vino a decir a la grada que el equipo necesita unidad y no división. «Estoy a muerte con los de mi familia, mientras están en mi familia…».

Aunque ahora cobra más, Griezmann ha bajado la producción. Dos goles en diez partidos de Liga, frente a los 16, 22 y 22 de las temporadas anteriores en 37 encuentros. Más allá del acierto o desatino, el francés no logra situaciones de ventaja para marcar.