Los líderes europeos, en el interior de la sala de los Oracios y Curiacios de los Museos Capitalinos
Los líderes europeos, en el interior de la sala de los Oracios y Curiacios de los Museos Capitalinos - Reuters
El astrolabio

Un cumpleaños para pensar

La Unión Europea, de cuyo tratado primigenio hoy conmemoramos 60 años, sigue siendo una de las mejores ideas de cooperación entre los hombres

Actualizado:

El proyecto de ciudadanía que representa la Unión Europea, de cuyo tratado primigenio hoy conmemoramos nada menos que 60 años, sigue siendo una de las mejores ideas de cooperación entre los hombres. En pocos lugares del mapamundi, por no decir en ninguno, encontraremos un acuerdo entre distintos países que, tras matarse durante centurias, deciden vivir en una sociedad pacífica y libre, además de cooperar para mejorar la convivencia y el bienestar. Ahora bien, esa idílica realización tropieza con tercas realidades, que evidencian que los europeos resolvemos buen número de conflictos renunciando a los principios que han hecho de esa empresa común un ideal de progreso. Con una Gran Bretaña que se va por la puerta del Brexit y con una ola creciente de euroescepticismo, en forma y rostro de nacionalismo excluyente, reconozcamos que tan hermosa efeméride no se celebra en el mejor contexto. Estamos obligados a escribir de nuevo discursos sobre la defensa de la civilización occidental y la democracia y, sobre todo, a actuar en consecuencia.