14-06-2013 / 7:00: h EFE

Salió descalza pero con vestido de lentejuelas y antes de decir una palabra ya le esperaba la ovación de un público entregado de principio a fin a ella, Buika, que, más inagotable que nunca, hizo soñar al Town Hall de Nueva York con su fusión flamenca.

"Sueño con ella" fue el primer tema de la noche, el mismo que abre "La noche más larga", el nuevo álbum que ha querido presentar en esta ciudad donde, estando "tan lejos de casa", se siente "tan en casa", dijo la cantante española camelándose al público que abarrotó el concierto, parte del Blue Note Jazz Festival.

"¡Yo sueño contigo Buika!" le gritaron al terminar y ella, al principio tímida, sonrió y se arrancó con su apasionada versión de "Santa Lucía", otra de las doce canciones de ese disco en el que vuelve a romper fronteras entre géneros musicales, lenguajes y ritmos.

Esa multiculturalidad se hizo evidente minutos después, cuando invitó al escenario al palestino Amr Ali, un virtuoso del tradicional kanun con quien cantó "Oro Santo" y "La noche más larga" y a quien no pudo resistirse retratar en pleno concierto con su cámara de fotos.

Gritos como "Vamos mama", "Te amamos Buika" o "Eres extraordinaria" rellenaban los huecos entre canción y canción en un concierto en el que, siempre fiel a sus raíces y a sus cantes flamencos, también dejó ver su cara más jazzera con largas improvisaciones en las que demostró que su voz no sabe de límites.

Después hizo bailar al público con los ritmos afrocubanos de "Siboney", ese tema que le recomendó cantar su amigo Chucho Valdés, para regalarles más adelante un homenaje a la gran Chavela Vargas con "En el último trago", uno de los pocos que no formaban parte de la presentación del nuevo disco.

"En cierta manera aquí es donde yo viví la explosión de corazón más grande con la música, pude darme cuenta de que la música que hacemos en España era una música universal, y (presentar en Nueva York) es algo que es un tremendo orgullo para mí", explicaba en una entrevista con Efe antes del concierto.

"La noche más larga" cuenta con cinco canciones compuestas por Buika y otras siete versiones de clásicos como el "Don't Explain" de Billie Holliday o el "Ne me quitte pas" de Jacques Brel, que entonó sorprendiendo al público con sus aires flamencos.

A la pregunta de si supone un reto cantar en otro idioma, la mallorquina de origen guineano responde tajante: "Si de repente hay una canción que me gusta que está en chino yo la canto, qué más da que esté en chino, lo que cuenta seguro que tú lo has pasado o alguien que tú conoces", y concluye: "¿o cuando una llora en chino llora distinto a cuando una llora en español?".

Siempre acompañada por sus inseparables Iván Melón al piano y Ramón Porris a la percusión, Buika cantó "La nave del olvido", el primer sencillo de su álbum, y "Luz de luna", para confesar después al público que no es "lo suficientemente valiente como para hablar, pero sí para cantar".

Metidos en el bolsillo los tenía ya cuando les deleitó con "Las ciudades" a capella y entonces empezó una larga despedida para la que ni el público ni ella estaban listos todavía, por lo que empezaron las declaraciones de amor: "¿Para qué voy a querer solamente a una persona si os puedo querer a todos?".

En el primer adiós levantó a todo el aforo y muchos ya se quedaron en pie hasta el final, rendidos por un "Mi niña Lola" que dedicó a Nueva York y por otro tema del último álbum, "Los solos", para terminar finalmente y esta vez ya para cerrar la noche con "Ojos verdes".

Con el público rendido a sus pies en Nueva York y su disco colocándose entre los más vendidos en Amazon y iTunes, Concha Buika no quiere hablar de éxito. "El éxito lo conseguimos postmortem mama, éxito significa que tu obra perdura, que le ganas la batalla al tiempo, somos muy jóvenes para eso".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Abril 2014
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD