29-04-2013 / 10:23 h EFE

Los administradores de la empresa "F.M.T., S.L." -padre e hijo- deberán hacer frente al pago de la deuda de 8.184 euros contraída por ésta por no haber promovido en su momento la disolución de la misma o la declaración en situación de concurso de acreedores.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, confirma así la resolución del Juzgado de lo Mercantil de Murcia, que estimó la demanda presentada por un agricultor que reclamó el pago del importe de la fruta que le había suministrado a la citada empresa.

Afirma el tribunal que los administradores sociales "vienen obligados a convocar de forma orgánica la junta general en el plazo de dos meses desde que tengan noticia de la concurrencia de causa de disolución, bien para adoptar dicho acuerdo disolutorio o bien para acordar la solicitud de concurso".

"Concurriendo estos presupuestos legales -añade la sala- el Derecho impone al administrador incumplidor una obligación de responder, vinculando solidariamente su patrimonio con el de la sociedad incumplidoera, a resultas de las deudas sociales".

La Audiencia concluye que "ya en el mes de mayo de 2008, cuando la sociedad demandada aparece como deudora del demandante, la misma ya atravesaba una delicada y grave situación económica y, por tanto, se encontraba incursa en causa legal de disolución".

Y añade que, "máxime, cuando en el mes de julio se procede a la cancelación de la cuenta bancaria con la que operaba y en el mes de septiembre se lleva a cabo el cierre y cese de actividad y su desaparición del tráfico mercantil".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Abril 2014
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD