15-11-2012 / 14:22 h EFE

La unidad de Cirugía Cardiaca Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria continuará operativa, pero trabajará con hospitales de referencia nacionales en lugar de con el San Donato de Italia, cuyos cirujanos se han trasladado a la isla desde 2001 para efectuar operaciones.

La consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, ha informado hoy de esta decisión en una rueda de prensa en la que ha argumentado que la Consejería, pese a que había anunciado el cierre de esa unidad, la única existente en el archipiélago, no podía mantener una posición "enrocada" ante el clamor social y de las familias de los niños afectados que suscitó su anuncio.

Mendoza ha señalado que el acuerdo alcanzado ayer con la Asociación Canaria Tricontinental de Cardiopatías Congénitas y la Asociación Corazón y Vida supondrá la continuidad del servicio y el inicio de una "profunda reestructuración" de la unidad para garantizar una prestación de calidad.

Así mismo, ha explicado que tanto la labor de asistencia como la formativa que han desarrollado hasta ahora los profesionales de San Donato, cuyo convenio de colaboración concluye en los próximos meses, será llevada a cabo fundamentalmente por expertos del hospital Vall d'Hebron de Barcelona que se desplazarán a la isla.

La consejera ha indicado que los traslados de los pacientes a la península continuarán y serán decididos por los miembros de la unidad cuando se trate de patologías complejas o determinadas urgencias.

Además, ha señalado que el hecho de colaborar con hospitales de referencia nacional hará más flexible el desplazamiento de los cirujanos a la isla, que hasta ahora se circunscribía a tan solo una semana al mes.

Según la consejera, la decisión de no continuar con el convenio de San Donato no obedece a una cuestión económica, sino a dificultades legales que presenta el acuerdo, con el que se pretendía en un principio que los facultativos extranjeros desarrollaran una labor formativa, pero en la práctica ha sido más de práctica quirúrgica.

Mendoza ha subrayado que no se trata de una cuestión económica, pues si "el coste fuera cien veces mayor, lo primero son los niños".

La consejera ha explicado que el número de casos atendidos por la unidad anualmente no han llegado a ser el suficiente que recomiendan las propias sociedades médicas para que se pueda llevar a cabo una formación continua.

Por ello, tanto la Consejería como el Servicio Canario de Salud pretenden reestructurar el servicio para garantizar la formación de especialistas, de manera que en un futuro la unidad pueda trabajar de manera independiente.

Mendoza ha asegurado que la unidad continuará funcionando con el mismo equipo, aunque "si hay que quitar a alguien se quitará".

Al ser preguntada por si piensa dimitir ante el cambio de postura adoptado por la Consejería, Mendoza ha dicho que su cargo, desde que tomó posesión, está a disposición del presidente del Gobierno, Paulino Rivero, y que en lo único que ha reflexionado es en trabajar en conjunto con los profesionales y las asociaciones.

La consejera ha dicho que se alegra de que se haya entendido la postura de la Consejería y del Servicio Canario de Salud.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2014
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD