21-04-2012 / 17:40 h EFE

Una nueva técnica para detener el avance degenerativo del glaucoma logra reducir los medicamentos para controlar esta dolencia ocular en más de un 80 % durante casi dos años de seguimiento y mantiene las cifras de presión intraocular prácticamente en la media normal de la población.

Los resultados de esta tecnología Microstens, en cuyo estudio internacional participa el Hospital de Torrevieja, han sido presentados durante el Congreso de la Sociedad Oftalmológica de la Comunitat Valenciana, que hoy ha concluido en Valencia y en el que han participado 50 expertos y cerca de 500 asistentes.

Según un comunicado de la organización, esta nueva tecnología abre una puerta alternativa para el tratamiento del glaucoma, ya que resulta mucho más cómoda para el paciente en su recuperación, puede hacerse en un estadio más temprano y es un complemento a la cirugía de catarata, muy frecuente en estos casos.

Durante el encuentro, los especialistas han destacado la necesidad del diagnóstico precoz en el glaucoma, segunda causa de ceguera en los países desarrollados, ya que es una enfermedad que no produce síntomas hasta que no está en estado avanzado.

La pérdida de la visión por el glaucoma se suele producir primero en la parte periférica de la retina, que se utiliza menos, y resulta más difícil de detectar por el paciente.

Por ello, es recomendable acudir a revisiones oftalmológicas a partir de los 45 años y más especialmente a partir de los 60, ya que la edad duplica las posibilidades de padecerla (la tasa de probabilidad pasa del 2 % al 4 %).

Además, los principales grupos de riesgo en esta enfermedad son los familiares de pacientes con glaucoma, personas con miopía alta, pacientes con lentes intraoculares (operados de cataratas, por ejemplo) y diabéticos.

En la jornada de hoy ha intervenido el oftalmólogo Elie Dahan, experto en el tratamiento del glaucoma y conocido por ser el impulsor de técnicas no perforantes, que buscan reducir la presión ocular causando el mínimo daño.

Un ejemplo de estas técnicas es un tipo de implante metálico similar a un pequeño clavo que se introduce en el ojo para reducir la presión y permitir la salida del humor de forma controlada.

Durante el congreso, Konrad Schargel ha presentado la novedosa tecnología Microstents, basada en la cirugía cardiovascular para ensanchar las arterias obstruidas, pero adaptada a las dimensiones del ojo.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2014
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD