13-02-2012 / 13:40 h EFE

La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy una estrategia en favor de una economía que utilice más los recursos materiales como materia prima y de manera más sostenible a través de la innovación, con vistas a crear empleo y abandonar la alta dependencia de los combustibles fósiles.

La comunicación (documento no legislativo) presentada hoy por la comisaria europea de Investigación, Innovación y Ciencia, Máire Geoghegan-Quinn, pretende coordinar las políticas existentes que hacen referencia a la "bioeconomía", es decir, la explotación de los recursos naturales para generar energía, alimentos o materiales.

Así, hace referencia a la Política Agraria Común (PAC), la Política Pesquera Común, los fondos de cohesión y las diferentes políticas de medio ambiente, industria, empleo, energía y sanidad.

El plan aboga por aplicar más la investigación y la innovación para responder a las demandas de una gestión sostenible de la agricultura y la pesca, la seguridad alimentaria o el uso de los recursos renovables en la industria, a la vez que se protege la biodiversidad y el medioambiente.

Para ello, sugiere impulsar nuevas tecnologías y procesos en el ámbito de la bioeconomía, fomentar los mercados y la competitividad en los diferentes sectores y estimular una cooperación más estrecha entre los responsables políticos y las partes interesadas.

La comisaria hizo hincapié en una rueda de prensa en que la población mundial se acercará a los 9.000 millones de personas en 2050 y que los recursos naturales son limitados, por lo que la Unión Europea (UE) necesita optimizar el uso de los recursos biológicos renovables para obtener alimentos y piensos, materiales, energía y otros productos.

"Un mayor uso de los recursos renovables ha dejado de ser una mera opción y se ha convertido en una necesidad", indicó Geoghegan-Quinn, quien agregó que "debemos guiar la transición desde una sociedad basada en los combustibles fósiles a otra de tipo biológico, con la investigación y la innovación como motores".

Según la CE, la bioeconomía en la UE ya tiene un volumen de negocios cercano a los dos billones de euros y da empleo a más de 22 millones de personas, el 9 % de la fuerza laboral total de la Unión.

Abarca la agricultura, la silvicultura, la pesca, la producción de alimentos y de papel y pasta de papel, además de parte de las industrias química, biotecnológica y energética.

La Comisión calcula que cada euro invertido en la investigación y la innovación en bioeconomía financiadas por la UE generará diez euros de valor añadido en esos sectores en 2025.

En la estrategia, juegan un papel fundamental los residuos biológicos, al tener un potencial considerable como alternativa a los abonos químicos o mediante su conversión en bioenergía, de forma que pueden cumplir el 2 % de los objetivos de energía procedente de fuentes renovables.

La Comisión pone de ejemplo que los residuos alimentarios, que cuestan al contribuyente europeo entre 55 y 90 euros por tonelada eliminada y producen 170 millones de toneladas de CO2, podrían transformarse en bioenergía o en otros productos biológicos y generar empleo y crecimiento.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2014
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD