15-09-2009 / 12:10 h EFE

Su último libro, "La montaña sagrada", es una oda a la vida retirada en el campo que traslada al lector hasta el pico castellonense de Penyagolosa, donde el autor narra el cambio de vida que él y su mujer experimentaron tras reconstruir una masía y replantar de árboles la zona.

Hace seis años, Jason Webster quedó prendado de la "magia" y la "poesía" que desprendía la montaña del Penyagolosa, cercana al Maestrazgo, y decidió cambiar su casa urbana de Valencia por las diecisiete hectáreas de un terreno solitario al final de un valle, donde empezaría su particular aventura en el campo.

Con paciencia, equívocos y mucho tesón, Jason y su mujer Salud convirtieron una antigua masía en ruinas en su nuevo hogar, al que acompañaron de 250 árboles plantados por ellos mismos junto con varias plantas de trufas y algunos enjambres de abejas.

Después de sumergirse en los recuerdos de la Guerra Civil española en "Las heridas abiertas de la guerra civil", Webster (hijo de británicos nacido en California en 1970) propone en "La montaña sagrada" (Los Libros del Lince) el retrato minucioso de una cultura arraigada a la tierra y de ritmo sosegado "a punto de morir".

Su libro desprende un "cierto romanticismo por la naturaleza", pero también un viaje a las tradiciones, los cuentos, las leyendas y la historia de esa tierra y su gente, que "amenazan" con desaparecer, según ha señalado el autor a Efe, por culpa de la construcción de complejos turísticos como Marina d'Or o del aeropuerto de Castellón.

"En el mundo moderno hay mucho ruido, que acaba ahogando los sonidos más sutiles. Cuando bajas el volumen de fuera y también el interior, oyes cosas que no sabías ni que existían", relata el escritor.

La novela se distribuye en cuatro partes (Tierra, Aire, Agua, Fuego) divididas por doce capítulos que corresponden a los doce meses del año 2006 relatados por Webster, y encabezados por breves cuentos de la zona, así como citas del libro de agricultura del s.

XII de Ibn al-Awam, en el que el autor inglés se basó para cultivar la tierra.

Webster explica cómo, a lo largo de los años, el Penyagolosa fue un lugar de refugio de gente apasionada por su cultura, que pasó allí sus últimos días antes de exterminarse. Es el caso de los cátaros, los moros, los carlistas, los maquis y, ahora, de él mismo.

Para este inglés afincado en España desde hace más de quince años, esta masía en la montaña valenciana le permitió refugiarse de la "pérdida de identidad" en la que ve sumida al país, que se aleja de aquellos tiempos de alegría, festividad y "anarquía" que reinaban cuando él llegó en los noventa.

La prensa británica ha elogiado ampliamente la nueva novela del escritor, a quien consideran el nuevo Gerald Brenan, aunque Webster es modesto y claro: "no soy hispanista, ni ningún experto en España.

Soy hispanófilo, un enamorado de este país que sigue explorándolo e investigándolo constantemente".

Jason Webster es autor de cuatro libros sobre España - "Duende: un viaje en la búsqueda del flamenco", "Andalus: destapando los secretos de la España morisca", junto a los citados anteriormente - y escribe periódicamente artículos en la prensa inglesa sobre España, un país que, de nuevo, inspira su próximo trabajo: una novela policíaca que tiene su amada Valencia como telón de fondo.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2014
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD