Revelado

Federico Ayala Sörenssen

El revelado por Federico Ayala Sörenssen

Los duros sevillanos

La «falsa moneda» más famosa de España

Día 03/03/2015 - 09.52h

Desde 1876 todas las monedas en circulación en España tenían que ser de plata. La depreciación de este metal a finales del siglo XIX provocó que la moneda de cinco pesetas, el «duro», pasase a tener un valor intrínseco de dos pesetas y media. Esto favorecía al gobierno, que tenía el monopolio de la acuñación de monedas, y aprovechó la circunstancia para intentar inyectar en la economía más dinero. Pero también benefició a los falsificadores, que pudieron dejar de utilizar para sus falsificaciones la calamina o el cobre bañado en plata y utilizar directamente plata en la misma proporción y características que la estatal: 25 gramos y 900 milésimas. Se hicieron además con gran calidad, lo que hacía difícil detectarlas, incluso para los técnicos de la casa de la Moneda. Se conocieron como «duros sevillanos» por la leyenda de que era un noble sevillano quien estaba detrás de su acuñación, con el beneplácito del gobierno, y porque se creyó que fue Sevilla donde aparecieron por vez primera. Lo cierto es que hoy se sabe que los talleres estaban repartidos por toda España.

El gobierno, que había acuñado en 1898 200 millones de duros, se percató del daño que los falsos estaban causando e intentaron tomar medidas. No podía explicar claramente el problema porque habría causado el colapso de la economía. Pero algo había que hacer, porque ya se había empezado a rechazar las monedas de duro, que eran, como la gitana de la copla: «Gitana que tu serás/como la falsa moneda/que de mano en mano va/y ninguno se la queda». El 16 de julio de 1908 se publicó una Real Orden en la que a las personas de «notoria buena fe» se les cambiaban los duros falsos por un recibo con su valor en plata de mercado, es decir, dos pesetas y media. El resultado de esta medida tan curiosa fue que al día siguiente dejaron de circular los duros. Hubo que rectificar con una segunda Real Orden al día siguiente y una tercera el 29 de julio. Se tomó la medida de canjear las monedas por otras de curso legal. Sólo el primer día, se recogieron en Madrid 47.258 duros falsos. En quince días se cambiaron más de trece millones de duros. Se legitimaron, con esta sorprendente medida, los «duros sevillanos», aunque no acabó las suspicacias hacía ellos. Incluso hoy en día es habitual escuchar o leer la expresión de que algo es «más falso que un duro sevillano». Después de esto se tomó la medida que había que haber tomado muchos años antes: controlar el mercado de plata nacional y las importaciones.

La fotografía de hoy se publicó sin firmar, aunque nos atrevemos a atribuírsela, con mucha probabilidad, a Julio Duque. ¿Por qué? Porque Duque fue pionero en el uso del magnesio en la fotografía de prensa. Esta técnica permitió que la fotografía «entrase» en el interior de los edificios, como en el pasillo del Banco de España de la fotografía de hoy. Y porque tenía la autoridad suficiente como para hacer que todos se cuadrasen ante su cámara y obedecieran sus instrucciones. Sólo uno de nuestros fotógrafos le superó en esto, José Zegrí, «el coronel», pero éste no comenzó a trabajar hasta 1913. Y, por último, porque Duque era el fotógrafo que cubría la información de actualidad. Pero no podemos afirmarlo porque, como en tantas otras ocasiones, la fotografía se publicó sin firmar y en la copia no aparece ninguna referencia a la autoría.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Buscar en ABC foto

Revelado

por Federico Ayala Sörenssen

Lotería de Navidad en Doña Manolita

Lotería de Navidad en Doña Manolita

Doña Manolita es sin duda la lotera más famosa de España. Nacida en 1879, abrió [...]

El responsable del archivo de ABC selecciona una foto y revela sus secretos

Qué es ABC foto

Abrimos una ventana a nuestros lectores para que conozcan de primera mano el impresionante Fondo Fotográfico de ABC.

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L.