ABC.es

abc.es | ABCD las artes y las letras | Toda la actualidad cultural | Noticias de Cultura | Eventos culturales

Números Anteriores
Edición PDF
Noticias cultura

Buscador avanzado

Más nocilla

Libros Por José María Pozuelo. Alba CrommVicente Luis Mora

  • RSS
  • Comparte 
00 de de 0 - número: 956
  Vota:
Resultado: Valoración 0,0
  • Tamaño del texto

No cabe duda de que cada cambio social y técnico (escritura, imprenta, periodismo) ha propiciado modificaciones en la novela, que es quizá el género permeable a ellos por excelencia. Imponen internet y los llamados media desafíos a los que reflexivamente ha entregado buenas páginas el autor de esta historia, que durante años ha sido uno de los puntales del movimiento conocido como Generación Nocilla, autoproclamado revolucionario de las formas narrativas.

«Thriller» policiaco

Ninguna revolución hay, sin embargo, en esta novela, que se caracteriza por haberse sumergido con excesiva facilidad en una juntura de diferentes formas de esa modernidad, ya que la historia es en realidad un convencional thriller policíaco, con bien llevada intriga, que se cuenta a través blogs, chats, emails, artículos de periódico, informes policiales y dietarios.

En suma, se trata de una mezcla de discursos varios que, como un puzle, va sirviendo la historia de la persecución de un pederasta por parte, sobre todo, de la protagonista, Alba Cromm, que da título a la novela. La unidad del puzle la crea la supuesta reproducción de un número de revista, con anuncios y guiños varios, en el que no falta, ya viene siendo marca del movimiento, la promoción final de algunos de sus miembros, situados a la par de grandes escritores.

A pie de pantalla

Creo que el problema de esta novela es común al de la titulada Los muertos, de Jordi Carrión: haber sucumbido al espejismo de que la novedad estriba en convertir la novela en lenguaje secundario ?notas a pie de pantalla en aquel caso, y en este, un simple hipotexto de los vehículos de la modernidad comunicativa?, como si se tratase de hacer evidente la vieja idea de Marshall McLuhan, «el medio es el mensaje».

La literatura, felizmente, es resistente al triunfo de tal idea, porque un lector de novelas, una vez admitido el pacto de entrada a esos nuevos medios, siempre preguntará: ¿qué me ofrece de peculiarmente artístico o, por decir mejor, de memorable, toda esta sucesión de emails, chats y tópicos sentimentales? Es más, expresados por vía internet, pueden ser originales, pero reproducidos en la página del libro, quedan inertes.

Por tal razón, creo que, lejos de colaborar en la buena marcha de su novela, esta sumisión vicaria al espejismo de las formas es la que ha hecho más daño a la novela de Vicente Luis Mora, porque la supuesta revolución se queda en eso, en una hipertrofia de lo dado, de lo conocido y topificado en formas esclerotizadas una vez se han usado tres veces.

inserta tu comentario

En unos minutos se visualizará el comentario.

Título
Nombre
Código
Comentario
  

comentarios

ABC.es

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid, 2010