Madrid

ÚLTIMA HORA
Prisión incondicional para los cerebros de la operación Púnica, Granados y Marjaliza

Madrid

Desmanteladas cuatro bandas criminales dedicadas al negocio de las «cundas»

La Policía Nacional ha detenido a 23 personas, que ya han sido puestas en libertad con cargos, e intervenido 15 vehículos. Los delincuentes captaban a los toxicómanos en Embajadores

Día 15/11/2012 - 14.48h
víctor lerena

La Policía Nacional ha desarticulado cuatro grupos criminales dedicados al tráfico de personas a través de los taxis de las drogas, más conocidos como «cundas», para el posterior consumo de estupefacientes. La operación, que ha durado siete meses, se saldó el pasado martes 6 de noviembre con la detención de 23 personas dedicadas a la captación y traslado de toxicómanos a la Cañada Real desde la glorieta de Embajadores.

La investigación se inició a raíz de las denuncias y quejas formuladas por las asociaciones de vecinos del barrio. Tras varias gestiones, los agentes han logrado la identificación de los cuatro grupos: la primera banda estaba formada por tres cabecillas de origen marroquí; la segunda, por dos «empresarios» rumanos; el tercero, por dos búlgaros, y el cuarto por un jefe marroquí. Estos responsables han sido arrestados como presuntos autores de varios de delitos como el tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y contra la seguridad social y la hacienda pública.

120.000 euros anuales

Como bien ha explicado esta mañana en la sede de la Delegación del Gobierno el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díaz, estos grupos desarticulados trabajaban de forma similiar con el siguiente organigrama: en primer lugar se encontraba el «empresario» y dueño de los vehículos «cunda», que a su vez contrataba a los conductores o transportistas; posteriormente entraban en juego los captadores de drogodependientes. Se cree que cada grupo se embolsaba anualmente en torno a 120.000 euros por este negocio. A cada viajero cobraban 5 euros por viaje de ida y vuelta.

El «modus operandi» empleado siempre era el mismo. Los captadores se situaban justo al lado de las dos salidas de metro ubicadas en la Glorieta de Embajadores. Con las llaves de los coches en las manos, daban a entender a los toxicómanos que disponían de un vehículo para su traslado a la Cañada Real. Mientras, los conductores permanecían en los vehículos o en sus inmediaciones hasta cargar clientela; el «empresario», siempre en un segundo plano, controlaba y coordinaba todas las actuaciones.

Cuando llenaban los coches, realizaban el mismo recorrido hasta comprar su dosis en los «supermercados» de la droga más habituales, asegurándose así que los estupefacientes adquiridos eran de mayor calidad al tener más confianza con los vendedores. Posteriormente, hacían el recorrido a la inversa dejando a los toxicómanos en el mismo punto donde habían sido recogidos.

«El principio del fin de las "cundas"»

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha hablado de que esta operación da lugar «al principio del fin de las cundas». Todos los detenidos pasaron a disposición judicial la semana pasada, pero ya han sido puestos en libertad provisional con cargos. La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría de Arganzuela, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.