Aragón

Aragón / POLÍTICA

Pulso entre Aragón y Cataluña por las aguas del Delta del Ebro

Día 09/11/2012 - 17.41h
Temas relacionados

La Generalitat pide triplicar el caudal ecológico, algo que el Gobierno aragonés ve inaceptable porque hipotecaría a las regiones situadas aguas arriba

El Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro que se está terminando de perfilar ha reabierto el pulso entre los gobiernos de Aragón y Cataluña por las aguas del Delta del Ebro. Un tira y afloja que deberá dirimir la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Desde Cataluña se lleva años reclamando un fuerte incremento del caudal ecológico del Delta, es decir, el mínimo que debe llevar a lo largo del año como exigencia medioambiental. La aspiración catalana, sin embargo, está muy por encima de lo que la CHE considera como necesario y posible, a tenor de los recursos hídricos medios de la cuenca del Ebro. Y Aragón no está dispuesta a que se multiplique ese caudal ecológico, porque si se atiende la aspiración catalana se corre el riesgo de abrir embalses y ver pasar el agua sin poder aprovecharla.

Esta semana, el Instituto Aragonés del Agua (Gobierno de Aragón) ha hecho públicas las alegaciones que ha presentado a la propuesta de nuevo Plan Hidrológico del Ebro. En ellas remarca, entre otros aspectos, su oposición a que se atiendan las aspiraciones catalanas sobre el Delta del Ebro y reclama que el caudal ecológico no supere el que la propia CHE ha fijado en su propuesta de Plan Hidrológico: un leve aumento de 216 hectómetros cúbicos al año respecto a lo que marcaba el anterior Plan Hidrológico de 1998.

La propuesta de la CHE queda lejos del incremento planteado por la Generalitat, que pide que se triplique el caudal ecológico del Delta. Considera que debería llevar 7.167 durante un año seco, 9.508 en uno medio y 12.543 en uno húmedo.

Temor a un trasvase de facto

Aragón ve inaceptable esta propuesta. Entiende que asumirla supondría, en la práctica, sufrir unas consecuencias similares a las de un trasvase del Ebro: dejar correr una gran cantidad de agua sin poder aprovecharla para que pudiera llegar hasta el Delta.

Este año hidrológico de sequía, por ejemplo, el Delta del Ebro ha recibido un caudal total de 3.978 hectómetros cúbicos en doce meses, casi la mitad que lo que exigen como mínimo desde Cataluña. El propio presidente de la CHE, el aragonés Xavier de Pedro, ya ha dicho que la realidad hace inviable aceptar el caudal ecológico que se exige desde tierras catalanas, pero ha remarcado que la cuestión aún puede ser objeto de negociación.

El Gobierno aragonés, sin embargo, no está dispuesto a negociación alguna que suponga aumentar el caudal mínimo del Delta por encima de lo que recoge la propuesta de nuevo Plan Hidrológico del Ebro.

Aragón viene insistiendo, además, en que el Delta forma parte de un todo unitario que es la cuenca del Ebro. Y, por tanto, se opone a que Cataluña tenga más capacidad de decisión sobre sus aguas que el resto de comunidades autónomas que forman parte de esta cuenca hidrológica, desde el nacimiento del río en Cantabria hasta la desembocadura en Tarragona.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.