Internacional

Internacional

Cameron le amarga la cena a Merkel

El primer ministro británico califica de «completamente ridículo» el incremento previsto en las cuentas de la UE para 2014-2020 horas antes de recibir a la canciller en Londres

Día 08/11/2012 - 04.47h

El primer ministro británico podría haberle indigestado la cena de este miércoles a Angela Merkel. Antes de empezar. De visita en Abu Dhabi, en la última jornada de una mini-gira de tres días por el Golfo Pérsico con el foco puesto en los contratos para la industria militar británica, David Cameron ha calificado de «completamente ridículo» el proyecto de presupuesto para la Unión Europea para el periodo 2014-2020, por incluir un incremento de un 5% sobre el año pasado, hasta superar el billón de euros en todo el periodo.

«Proponen un incremento completamente ridículo de 100.000 millones en el presupuesto europeo», ha afirmado, antes de apuntar a lo que muchos interpretan como la enésima amenaza de veto británico en la crucial cumbre que reunirá a los líderes de los 27 el próximo 21 de noviembre para debatir las cuentas comunitarias: «Voy a defender un resultado muy duro. Nunca tuve muchas esperanzas sobre un acuerdo en noviembre porque tienes 27 países en la mesa con 27 opiniones diferentes».

Cameron critica además que el proyecto de presupuesto, presentado por la Comisión [lo puedes consultar aquí, en inglés] no incluye recortes en los gastos administrativos, que absorben un 5.7% del total (una cifra muy inferior a la de muchas administraciones en los Estados miembros).

Previsible «te quiero» de Merkel

El «premier» conservador realizaba estas declaraciones horas antes de volar de vuelta a Londres, donde tiene previsto cenar con la canciller alemana, Angela Merkel. Según la prensa alemana, la jefa del gobierno alemán quiere hacer de la mesa para dos con su homólogo británico un ejercicio de seducción para contener su paulatino alejamiento del núcleo decisor en Bruselas.

La semana pasada, una inusual alianza entre 53 diputados conservadores «rebeldes» y la oposición laborista propinó a Cameron una humillante derrota parlamentaria al adoptar en la Cámara de los Comunes una resolución –no vinculante legalmente, pero tóxica políticamente– que exige que Londres solo acepte una reducción en términos reales del presupuesto para el periodo siguiente, 2014-2020 (la UE funciona con marcos presupuestarios de siete años).

La presión en la cámara de los más «euroescépticos» en sus propias filas, y del soberanista UKIP en el ambiente –una formación populista y anti-europea que, según algunas encuestas, podría ser la más votada en las elecciones europeas de 2014– concede al gobierno de coalición de Cameron con sus aliados liberales, tradicionalmente europeístas, un estrechísimo margen de maniobra. Esta presión obligó al «premier» a bendecir hace un mes la incómoda posibilidad de celebrar un referéndum sobre la UE después de las elecciones generales, previstas para 2015.

Precisamente esta tarde, el líder del UKIP (Partido de la Independencia) soplicitaba en el Parlamento Europeo a Merkel que presente en la cena una petición de «divorcio amistoso» de Europa con el Reino Unido. «No puedo imaginar una Europa sin el Reino Unido», ha contestado la canciller pocas horas antes del encuentro.

Cameron ha adelantado que recordará esta noche a Merkel el compromiso adoptado en la carta que firmaron con el ex presidente francés, Nicolas Sarkozy, de congelar o recortar las cuentas comunitarias. Su postura hasta ahora ha sido la de aceptar solo un incremento nominal mínimo de hasta un 2% para compensar el incremento en la inflación, lo que implica un recorte de al menos 200.000 millones de euros a las cifras de la comisión (1,025 billones de euros, equivalente al 1,05% del producto nacional bruto de los 27).

Cameron no es el único que quiere usar las tijeras con los presupuestos. La propia Merkel defiende recortes de entre 100.000 y 150.000 millones, y al menos otros seis Estados miembros quieren reducir las cuentas solicitadas por la Comisión. Pero la votación en Los Comunes implica que ningún acuerdo que no conlleve un recorte en términos reales recibirá la necesaria aprobación parlamentaria en Londres.

Cameron hablará de dinero en el primer plato, pero la canciller querrá hablar de la relación en general en el segundo. «Los alemanes quieren que Gran Bretaña permanezca, necesitan un aliado potente y liberal para impedir que la UE esté dominada por las ideas francesas sobre política industrial y proteccionismo comercial», explica Katinka Barysh en «The Guardian». Pero, al mismo tiempo, predomina en el gobierno alemán –así como en la mayor parte de los socios europeos– una sensación de exasperación y hastío con el obstruccionismo permanente de Cameron a la profundización en la unión bancaria, la unión fiscal y en las cuentas.

Calabazas en Libia y operación EADS-BAE

Toda relación es siempre cosa de dos, y Berlín ha protagonizado algunos desplantes que han enfriado el «cariño» que se presuponía a la pareja tras la llegada al poder de Cameron en 2010. Alemania se mantuvo al margen de la misión de la OTAN en Libia, liderada por París y Londres. Y se mostró muy fría ante el fracasado intento de fusionar el gigante aeronáutico franco-alemán EADS con la joya de la industria militar británica, BAE.

Alan Posener, corresponsal político del semanario alemán «Die Welt», alertaba este miércoles en «The Times» del riesgo de que Turquía, sin ser miembro de pleno derecho, termine siendo más influyente en la UE que el Reino Unido.

«Desde Margaret Thatcher, los políticos británicos han intentado obtener excepciones y "opt-outs" [opciones de no participar en procesos de integración europea, como el euro o Shengen] en lugar de cambiar la agenda comunitaria, y ha sido contraproducente y miope», afirma Posener, un reconocido analista de las relaciones germano-británicas. Muchos en Bruselas esperan con aprensión que la sangre no haya llegado al río para la hora de los postres.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

La antorcha y el trabuco

La pérdida del sentido de la realidad es una tragedia colectiva. Menos para los Pujol, que siempre se lo acaban llevando

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Los peores aeropuertos de 2014 son...

P. SANTAMARÍA. Los usuarios valoran las terminales según el confort, servicio, limpieza y atención al cliente

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.