Economía

Economía

Las nuevas medidas de austeridad dejan solo al Gobierno portugués

Pedro Passos Coelho se enfrenta a voces críticas de sindicatos, oposición e incluso de su propio partido

Día 15/09/2012 - 04.22h

Compartir

Las últimas medidas de austeridad presentadas por el Gobierno portugués han generado una ola de duras críticas en todos los sectores, incluso entre los amigos, simpatizantes y miembros de los socialdemócratas, partido con mayoría en el Ejecutivo de coalición. Acusan al primer ministro, Pedro Passos Coelho, y a su equipo, de estar destrozando al país y a los portugueses con tantos recortes. Sin dinero para comprar, para economía portuguesa se hunde.

Ya se sabía que nunca existió química entre la antigua líder de los socialdemócratas, Manuela Ferreira Leite, ysu sucesor y actual jefe del Ejecutivo. Pero siendo de la misma familia política no se esperaban unas palabras tan duras de la también ex ministra de Finanzas hacia las políticas del Gobierno.

En una entrevista concedida esta semana al canal TVI 24 horas, Ferreira Leite lamentó la subida de la contribución de los trabajadores para la Seguridad Social y disminución de dicha tasa (TSU) para las empresas vaticinando que el país «llegará al final del programa de la troika destrozado».

El escenario definido por la antigua líder fue realmente negro e imagina un futuro todavía peor: «si son necesarias estas medidas de austeridad para reducir el déficit para 5%, ¿qué medidas aplicará el Gobierno cuando tenga que pasar para un déficit de 2,5%?». Cree que el Ejecutivo se ha precipitado con la decisión tomada porque «no ha preguntado a nadie sobre esta decisión» y critica la opción porque supone transferir dinero del rendimiento de los trabajadores «para empresas que puedan entrar en quiebra dentro de unos meses».

Otras de las voces críticas más sonoras ha sido la del empresario y ex dirigente socialdemócrata, Alexandre Relvas, cuyos comentarios arrasaron al equipo de Passos Coelho al que acusó de «experimentalismo». Ha pedido al Gobierno que recule en sus decisiones porque «es inaceptable hacer una experiencia con la economía nacional y someter al país al experimentalismo social».

Para el ex director de campaña del presidente de la República las últimas medidas presentadas «son resultado de un enorme desconocimiento de la realidad empresarial». Asegura que quien conoce el mundo de las empresas sabe que la reducción de la tasa que pagan por los trabajadores a la Seguridad Social «no tendrán impacto estructural ni sobre el empleo ni sobre las exportaciones».

Dentro del Gobierno de coalición (entre el PSD y el CDS-PP) se habla de una ruptura entre ambos líderes, Passos Coelho y Paulo Portas, ministro de Exteriores. El jefe de la Diplomacia portuguesa se ha mantenido, de momento, en silencio. El primer ministro, por su parte, recuerda que este tipo de medidas cuentan con el aval de todo su equipo de Gobierno, incluido Paulo Portas. Pero se trata de un asunto que sí puede causar malestar en esta coalición política, una vez que rompe la concertación social acordada con los diferentes agentes sociales.

Críticas entre los empresarios

Los propios empresarios se han mostrado muy escépticos sobre el impacto que estas medidas van a tener en la creación de empleo. El presidente de la Confederación de los Agricultores de Portugal (CAP) y exportador de vinos, João Machado, asegura que «lo que ganamos en el mercado internacional lo perdemos en el interno». Se muestra disponible a seguir pagando la misma tasa para que los trabajadores no sean perjudicados. Por su parte Antonio Saraiva, presidente de la Confederación de la Industria Portuguesa (CIP), ha lamentado que el Gobierno no haya escuchado al resto de agentes sociales y cree que «nunca el descenso de la TSU debía ser compensada por los trabajadores». También acusa al Ejecutivo de «agredir» e «ignorar» la concertación social.

Para Belmiro de Azevedo, presidente de Sonae, uno de los mayores grupos empresariales de Portugal, existen muchas dudas sobre el impacto de la bajada de la TSU y lamenta que no exista una estructura que permita analizar los efectos de la aplicación de este tipo de medidas. «Cuando se tira dinero al pueblo falta dinero para comprar cosas, sea en la economía sea en las empresas», recuerda Belmiro de Azevedo. «Esto tiene un impacto tremendamente negativo para la actividad económica, que desaparece. Nosotros no tenemos instrumentos de estudio en Portugal como muchos países tienen. Se hace todo a ojo», subraya.

Manifestaciones

Para este sábado se han organizado manifestaciones en más de 20 ciudades de norte a sur del país para protestar contra las medidas de austeridad. En los últimos días se han visto reacciones de desesperación entre la clase obrera portuguesa que ha abucheado a varios miembros del Ejecutivo. Se espera una afluencia masiva en estas manifestaciones que no serán las últimas ya que la Confederación General de los Trabajadores Portugueses (CGTP) ha convocado otra protesta para el 29 de septiembre.

El expresidente de la República, Mario Soares, se ha mostrado también indignado ante las medidas anunciadas por Passos Coelho. Espera que el Ejecutivo no llegue al fin de la legislatura porque «está en causa el Estado social». A Soares le gustaría participar esta tarde en la manifestación pero compromisos laborales le impiden salir a las calles de Lisboa para gritar contra las políticas del Ejecutivo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Últimos Posts
Portada de Blogs
Empresa
S. A. Las cadenas españolas, muy endeudadas por la crisis, se han convertido en un negocio redondo para los grupos extranjeros
Motor

Decálogo para viajar con los neumáticos seguros estas vacaciones

e. cano

Las cubiertas son el único punto de contacto del vehículo con el asfalto. De ahí su importancia para la seguridad, aunque a menudo resulten las grandes olvidadas. Pirelli ha fijado el siguiente ...

Lo último...
Últimos vídeos

CC.OO y UGT piden ?prudencia?

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.